Moscú reanuda la preparación de la 'cumbre' Reagan-Gorbachov

La Unión Soviética ha reanudado los preparativos para la cumbre entre su líder, Mijail Gorbachov, y el presidente norteamericano, Ronald Reagan, al pedirle a Washington que "ponga en marcha los mecanismos para un encuentro entre el ministro de Asuntos Exteriores soviético, Edvard Shevardnadze, y el secretario de Estado norteamericano, George Shultz, según manifestó ayer el viceministro de Asuntos Exteriores de la URSS, VIadimir Petrovski.

En una conferencia de prensa celebrada en Moscú, Petrovski dijo que el encuentro entre Shevardnadze y Shultz dependía del trabajo que realizara para ello Estados Unidos. Petrovski no dio detalles sobre la fecha y contenido del eventual encuentro ministerial y vinculó su celebración al resultado de la labor preparatoria norteamericana.Al tiempo que pasaba la pelota al campo norteamericano, Petrovski volvía a poner en marcha oficialmente el proceso preparatorio de la cumbre Reagan-Gorbachov, bloqueado cuando la URSS propuso el encuentro que debían haber celebrado Shevardnadze y Shultz el 14 de mayo de no haber mediado la crisis libio-norteamericana. A consecuencia del ataque aéreo norte americano contra Libia, Moscú congeló el encuentro ministerial.

["La Unión Soviética desempeña un papel especial en el desarme, pero no estamos en situación de negar este papel a Estados Unidos, por eso se hace necesario el diálogo"', reconoció el propio Gorbachov en declaraciones a la televisión polaca, según informa No obstante, el líder soviético añadió que sería muy difícil sentarse en una mesa de negociación si se desarrollan nuevas armas y la carrera armamentista se lleva a una esfera aún mayor, al espacio". "En realidad", continuó, "ya es difícil hoy día".]

"Para nosotros la fecha y el plazo no tienen ningún significado", dijo Petrovski en respuesta a una pregunta sobre la eventual fecha del encuentro entre Shevardnadze y Shultz. El viceministro afirmó que lo importante es el contenido", y que todo dependerá de los trabajos preparatorios y de lo "resultados tangibles" que se obtengan de ellos.

Anteriormente, el secretario de Estado norteamericano había manifestado su disposición a encontrarse con el ministro de Exteriores soviético en cualquier lugar de Europa. En última instancia, y si la elaboración del orden del día no progresa, Shevardnadze y Shultz pueden encontrarse en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, a finales de septiembre, sin que ninguno de los dos países pierda la cara, según medios diplomáticos en Moscú.

Petrovski había dicho en Roma la semana pasada que una cumbre entre Reagan y Gorbachov no tenía sentido a menos de que se pudieran producir en ella resultados tales como un acuerdo sobre los cohetes de alcance medio en Europa. En noviembre de 1985, en Ginebra, Reagan y Gorbachov acordaron volver a reunirse este año en EE UU y el próximo en la URSS.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pilar Bonet

Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS