Dubinin entrega a Reagan una esperanzadora carta de Gorbachov sobre desarme nuclear

Agencias

El presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, se mostró ayer esperanzado en la posibilidad de celebrar este año una cumbre con Mijail Gorbachov tras haber recibido el lunes un mensaje personal del líder soviético, según informó el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Donald Regan. El mensaje, centrado en el control de los armamentos nucleares, fue entregado a Reagan por el antiguo embajador soviético en Madrid Yuri Dubinin cuando presentó el lunes en la Casa Blanca las cartas que le acreditan como nuevo embajador de su país en Washington.

Fuentes de la presidencia estadounidense describieron ayer la carta de Gorbachov como amistosa y positiva, aunque en ella no se proponen fechas para la celebración de la cumbre tan deseada por Washington, ni tampoco para que los responsables de la política exterior de las dos superpotencias, George Shultz y Edvard Shevarnadze, se entrevisten con objeto de iniciar los preparativos de la reunión.Reagan no quiso facilitar más detalles sobre el mensaje del líder soviético, pero añadió: "Seguimos siendo optimistas sobre la posibilidad de celebrar una cumbre este año. El secretario general (del Partido Comunista de la Unión Soviética, PCUS) acordó en Ginebra que vendría a Estados Unidos este año, y seguimos creyendo que vendrá".

En cuanto al acto de presentación de credenciales por parte de Yuri Dubinin, fuentes de la Casa Blanca calificaron de "cordial y provechosa" la entrevista de 40 minutos que el nuevo embajador soviético en Washington mantuvo con el presidente Reagan con ese motivo. Dubinin reemplaza en este destino a Anatoli Dobrinin, quien actual mente desempeña una alta responsabilidad en el PCUS, tras haber representado a su país ante EE UU durante más de un cuarto de siglo.

Reagan esperaba una respuesta a la carta que dirigió recientemente al máximo dirigente soviético, en la que sugería que el secretario de Estado norteamericano, George Shultz, y el ministro de Exteriores soviético, Edvard Shevardnadze, se reuniesen cuanto antes para preparar una segunda cumbre, en cumplimiento de lo que éstos acordaron durante su primer encuentro en Ginebra, en noviembre de 1985.

Washington propuso inicialmente que la segunda cumbre se celebrara durante este verano, y Moscú respondió de manera no oficial que prefería el mes de septiembre. Reagan consideró que la sugerencia soviética no podía ser aceptada, por su eventual incidencia en la campaña para las elecciones legislativas que se celebrarán en EE UU el 4 de noviembre.

Tras cursar su carta a Gorbachov, Reagan alabó públicamente en un discurso pronunciado la semana pasada en Glassboro (Nueva Jersey) las últimas propuestas soviéticas en materia de control de armamentos, y añadió que cree que las dos superpotencias están a punto de dar un giro a ese asunto.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

[Mijail Gorbachov sólo accederá a celebrar una segunda cumbre con el presidente de Estados Unidos sí se consiguen progresos sustanciales" en las conversaciones sobre reducción de armamentos nucleares, según manifestó ayer en Ginebra el viceministro soviético de Asuntos Exteriores, VIadimir Petrovski. El mismo portavoz añadió que las posiciones de los norteamericanos no se han "movido un ápice", desde que las nuevas negociaciones sobre el tema comenzaron en marzo de 1985.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de junio de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50