Seis bombas explotaron

ayer en sedes locales de la Unión Cívica Radical (en el poder) en Argentina, mientras que una séptima fue desactivada antes de detonar, dijo la policía. El Gobierno acusó a grupos de los servicios secretos, descontentos con los esfuerzos gubernamentales para ponerles bajo control.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de mayo de 1986.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50