Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal de la Audiencia de Murcia critica la falta de centros para jóvenes delincuentes

Fabiola F.C., de 15 años, ha cometido en su corta vida 14 atracos, pero, a pesar de haber sido detenida por la policía, sigue en libertad. El fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Murcia, Augusto Morales, ha criticado en la memoria de esta institución la situación en que se encuentra el Tribunal Tutelar de Menores regional, que, por falta de centros, se ve obligado a dejar en libertad a jóvenes como Fabiola.

En el informe se acusa a otras comunidades autoritarias de insolidarias, ya que se niegan a recibir a los delincuentes murcianos en sus instituciones por no haber nacido en sus regiones.La memoria de este año de la Audiencia Provincial de Murcia incluye un estudio sobre la aplicación de la justicia española en la delincuencia juvenil, que será remitido a la Fiscalía General del Estado. Según el informe, "los jueces, que para dictar sus acuerdos prescinden del valor de los psicólogos, pedagogos y trabajadores sociales y que se atienen, como en los viejos tiempos, a la simple información policial, en modo alguno estarán en disposición de llegar a acuerdos certeros".

En la actualidad, cuando un menor es detenido, el juez de menores puede ordenar el internamiento del joven con sólo estudiar el informe que haya recibido de comisaría. Para Augusto Morales, un equipo multidisciplinar debe realizar previamente un estudio en profundidad del delincuente, "que no se puede sustituir, como hasta ahora se viene haciendo, por los informes de los cuerpos de seguridad del Estado, que carecen de especialización y preparación adecuada".

Fabiola F. C. cometió en sólo tres días, del 24 al 27 de abril, otros tantos atracos, en los que utilizó una escopeta de cañones recortados, una pistola de fogueo, armas que no llegó a disparar. Aunque según el presidente del Tribunal Tutelar de Menores, Evaristo Casado, "no se puede asegurar que en la próxima ocasión no ocurra lo contrario". La última vez que fue detenida, el día 27 de albril, Fabiola fue sorprendida por la policía en el interior de una entidad bancaria en la que acababa de robar 175.000 pesetas, acompañada de otra joven de su misma edad. Una vez que pasó a disposición del Tribunal Tutelar de Menores comenzaron las gestiones para encontrar una plaza libre en un centro para jóvenes delincuentes. Transcurridos tres días sin haber recibido respuesta de una institución ubicada en San Fernando de Henares, (Madrid), tras haberse cursado la petición a través de la Dirección de Protección Jurídica del Menor, Fabiola tuvo que ser puesta en libertad.

Tres oportunidades

En el caso de que el delito no sea considerado grave, los jóvenes reciben tres oportunidades o "amonestaciones" antes de que cometan de nuevo una falta que obligue a su internamiento. Según el fiscal, muchas de las 371 amonestaciones que el TribunalTutelar de Menores efectuó el año pasado debieron convertirse en órdenes de internamiento si hubiera existido en Murcia un centro de rehabilitación o con plazas en otras regiones. El informe señala que "la situación se ha agravado con las transferencias de las competencias de menores a las comunidades autónornas, toda vez que éstas se niegan a admitir a menores que no pertenezcan a su comunidad".En Murcia no existe ningún tipo de institución para menores, lo que llevó al alcalde y concejales del Ayuntamiento de Totana, gobernado por el PSOE, a permanecer varios días encerrados hasta conseguir que tres menores obtuvieran una plaza en un centro de reinserción. Según Casado, "a veces tardan meses en concederlas. Además, si pierden muchos días mientras que se envían los expedientes a la Dirección General de Protección del Menor, que a su vez se encarga de la búsqueda". Por último, el informe reclama "la incorporación del ministerio fiscal a los juzgados de menores, y el tratamiento especializado para la familia del delincuente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de mayo de 1986

Más información

  • Las otras comunidades autónomas se niegan a recibir a los detenidos