Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESASTRE NUCLEAR

Francia prohibe importar alimentos del Este ante el retraso de la decisión de la CE

París / Bruselas

El Gobierno francés prohibió ayer la importación de todo tipo de carnes, productos lácteos y derivados, pescados de agua dulce, ancas de rana, caracoles y frutas y legumbres frescas procedentes de siete países del Este aparentemente afectados por la contaminación radiactiva derivada del accidente de la central nuclear de Chernobil, informa . Con esta medida unilateral, Francia pretende evitar los efectos del retraso de tres días que ya sufre la decisión que la Comunidad Europea (CE) tiene previsto adoptar en esta materia.Italia solicitó y obtuvo ayer un nuevo plazo de 24 horas -que concluye hoy a las 13 horas- para llegar a una decisión de los doce sobre la suspensión de importaciones de algunos productos alimenticios provenientes de siete países de Europa del Este (Bulgaria, Hungría, Polonia, Rumanía, Checoslovaquia, Unión Soviética y Yugoslavia), informa Andrés Ortega.

Esta decisión requiere la unanimidad de los doce. Para la suspensión de las importaciones de carne fresca y de reses y cerdos vivos bastaba que no hubiera una mayoría contraria a la propuesta de la Comision, por lo que el órgano ejecutivo y burocrático de la Comunidad Europea pudo adoptar el jueves la medida.

Poco antes de que expirara, a la una de la tarde de ayer, el anterior plazo para que los doce dieran por escrito una respuesta a la propuesta elaborada el pasado miércoles por sus representantes permanentes ante la Comunidad, sólo Luxemburgo había contestado afirmativamente, según informaron los servicios del Consejo de Ministros de la CE, que añadieron que el Reino Unido también tenía problemas con los textos que se debían aprobar.

Ampliación del plazo

La Comisión Europea señaló, en cambio, que 10 países habían contestado afirmativamente, y que únicamente faltaba Italia, país este último que había solicitado que se ampliara el plazo hasta el mediodía de hoy. De no lograrse ahora un acuerdo, el tema pasaría a los ministros de Asuntos Exteriores, que se reunirán el lunes en Bruselas.El problema italiano parecía referirse más bien a los controles del comercio intracomunitario que a la suspensión de las importaciones del Este. Las medidas intracomunitarias no están contenidas en un reglamento, sino en una recomendación de dudoso valor legal.

Esta recomendación, que ha devenir apoyada por una declaración de los doce, obligaría a los Estados miembros a no exportar hacia otro Estado miembro ningún producto que, debido a la contaminación radiactiva, no comercializaría en su propio mercado nacional; y por otra parte, a no imponer medidas específicas (como la exigencia de certificados especiales) sobre las importaciones provenientes de otros países de la CE.

En todo caso, si la CE decide finalmente hoy, habrán pasado ya dos semanas desde el accidente de Chernobil, y las medidas estarían en Vigor algo más de otras dos semanas, hasta el 31 de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 1986