Las eléctricas redujeron su endeudamiento neto en 130.000 millones de pesetas en 1985

Por vez primera en ocho años, las empresas eléctricas redujeron su endeudamiento neto en 130.000 millones de pesetas en 1985, lo que supone una disminución en el global del sector del 3,7%, según anunció ayer Juan Alegre Marcet, presidente de Unidad Eléctrica (Unesa), la asociación empresarial. La reducción del endeudamiento se debió a la fuerte disminución que se produjo en las inversiones del sector como consecuencia de la política energética. Por otro lado, el consumo se incrementó un 3,5% el pasado año y el presidente de Unesa anticipó un porcentaje superior en 1986 de continuar la aparente reactivación que está experimentando la economía.

Los datos financieros del sector fueron el aspecto más destacable de la presentación hecha ayer por Juan Alegre del año eléctrico 1985. La reducción del endeudamiento neto, junto a la conversión de deuda exterior por nacional en más de 1.000 millones de dólares en el mismo ejercicio, ha ayudado a equilibrar un sector decisivo en la economía del país, según el presidente de Unesa. A la conversión de deuda exterior experimentada en 1985 hay que sumar la que está prevista en 1986 y que alcanzará otros 1 -000 millones de dólares. En los dos años, el endeudamiento exterior se ha reducido en más de un 20%-; 10,8% en 1985 y 12,4% en el año en curso.El endeudamiento exterior del sector será, a finales del ejercicio, de 7.500 millones de dólares, aproximadamente un 23% de todos los recursos del sector. Éste tiene presentadas solicitudes ante las autoridades para convertir deuda exterior en nacional por otros 1.500 millones de dólares adicionales. El resto de recursos se distribuye en un 10%, capital; 25%, reservas; 18,5%, amortización acumulada, y un 24%, deuda nacional. La relación de deuda nacional sobre extranjera es de: 60% a 40%. La intención del sector es continuar reduciendo la dependencia de la financiación exterior.

En los dos últimos ejercicios el sector ha incrementado notablemente el ritmo de amortizaciones. De los 172.000 millones de pesetas amortizados en 1984 se ha pasado a 202.000 millones en 1985. Esto ha sido posible como consecuencia de la disminución del ritmo de inversiones, que han descendido de 436.000 millones de pesetas en 1985 a 405.000 millones en 1986. Los beneficios totales fueron en 1984 de 77.343 millones, cifra que se repetirá, previsiblemente, en 1985. Este beneficio apenas supone un 3,1% sobre recursos propios.

En cuestiones de producción, Juan Alegre Marcet resaltó el hecho de que los consumos eléctricos siguen dando porcentajes optimistas en los últimos tres años. Al 4,6% de los dos ejercicios anteriores hay que sumar el 3,5% de 1985 y el superior que se espera en 1986, debido a la caída de los precios del crudo y a la previsible recuperación económica. Este porcentaje de aumento, delimitado en el Plan Energético Nacional en 3,3%, está vinculado, en opinión de Alegre Marcet, a la marcha general de la economía, como ya se vio en la etapa de los años setenta, cuando subía a porcentajes superiores al 7%.

Del ejercicio de 1985, el presidente de Unesa resaltó la entrada en funcionamiento de 11 nuevas unidades, siete hidroeléctricas, tres clásicas (dos de carbón y una de fuel) y una nuclear, Ascó II. Entre las hidroeléctricas destacan los tres grupos de Estany Gento-Sallente, de Fecsa, que, unidos al grupo anterior, conforman 45 1.000 kilovatios de potencia conjunta, la mitad de la nuclear de Ascó II. Las clásicas fueron Los Barrios, Aboño y una pequeña en Ceuta, de fuel, para abastecer la zona.

Menos petróleo

También continuó en el año reduciéndose la dependencia del petróleo en la generación de energía eléctrica, proceso que está ayudando a disminuir la dependencia de esta energía importada en la economía española. Para Alegre, este proceso debe continuar, pese a la caída de los precios del crudo en los mercados mundiales. Por el contrario, se incrementó un 34,8% el consumo de combustibles gaseosos (gas natural) en la generación eléctrica de las centrales y también la de origen nuclear, que alcanzó un 14% del total. El ejercicio de 1985 fue, por otro lado, de una hidraulicidad inferior a lo normal.Respecto a las negociaciones con la Administración, Alegre señaló que "se está ultimando el cierre del ejercicio de 1985". Al preguntársele sobre la política de dividendos marcada por la Administración señaló que este asunto corresponde a los consejos de administración y juntas de accionistas de las sociedades, según el ordenamiento jurídico vigente, aunque admitió la existencia de sugerencias por parte de la Administración.

En cuanto a los programas de reducción de costes propuestos por el Ministerio de Industria y Energía, fuentes empresariales señalaron que, al parecer, el período de presentación de los datos requeridos ha quedado ampliado al 20 de mayo, en lugar del primero de mes. El argumento utilizado ha sido la falta de tiempo material entre la fecha de presentación de la resolución (14 de abril) y el fin del plazo previsto originalmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de abril de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50