George Harrison y Madonna aúnan esfuerzos en 'Shanghai surprise'

El ex beatle George Harrison, como productor, y la cantante Madonna y su marido, el actor Sean Perin, como actores, son los principales motores de la película Shanghai surprise, una histeria de acción y aventura que mezcla el espionaje norteamericano con el exotismo oriental. El filme fue presentado en Londres en una ruidosa conferencia de prensa, en la que Harrison llamó "animales" a los periodistas. Madonna, más discreta, rehuyó parte de las preguntas."La película se sitúa en 1938, en Shanghai; yo soy una misionera que acaba de dejar Estados Unidos en un momento de depresión política, y decide irse a Shanghai a hacer algo nuevo, a ayudar a la gente", explicó la cantante, quien, en su papel cinematográfico, es también un pícaro agente de la CIA. Sobre la experiencia de trabajar con mister Madonna (así llama la Prensia británica a Sean Penn), señalé,: "Estoy aprendiendo mucho de él, su experiencia me ayuda mucho. Además, George Harrison es un gran jefe".

El filme empezó a rodarse el pasado enero, dirigido por Goddard, en Macao y Hong Kong, y sigue estos días en Londres. El final del rodaje está previsto para el próximo mes de agosto. Madonna anunció también la aparición de un nuevo disco de canciones, y dijo: "Me gusta mucho interpretar, pero no voy a dejar mi carrera musical". El papel de George Harrison en esta película rebasa las tareas propias de productor ejecutivo, ya que se ha responsabilizado también de la producción musical.

Batalla campal

Como director de Hand Made Films (películas hechas a mano), manifestó: "En algunos filmes tengo muy poco trabajo, sólo controlar el dinero, pero en otros tengo mucho. Éste es uno de ellos". El ex beatle, que no había concedido ninguna conferencia de prensa desde 1974, actuó bruscamente con los periodistas, especialmente con los británicos, y recordó sus avatares con la Prensa en sus días de beatle. "Seguís siendo unos animales, vosotros tenéis la culpa de que tengamos que ir con guardaespaldas. Os portáis como los animales", enjuició reiteradamente Harrison, mientras Madonna miraba perpleja.El equipo de Shanghai surprise llegó hace dos semanas al aeropuerto londinense de Heathrow, donde le esperaba una avalancha de fotógrafos e informadores, con quienes se enzarzó en una estruendosa batalla, que dio como resultado la rotura de cámaras y el forcejeo entre periodistas y agentes de seguridad. Pero la ferocidad de George Harrison se apaciguó pronto, y el ex beatle, en su intervención, compaginó el insulto despiadado con el agasajo irónico. Su productora había conseguido reunir a casi toda la Prensa europea en una sala de 200 metros cuadrados para promocionar la película durante algo más de media hora de acaloradas preguntas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS