Un ex consejero de Economía de Cantabria dice que advirtió a Presidencia sobre la deuda

El anterior consejero de Economía cántabro, Serafín Fernández Escalante, advirtió a Presidencia en numerosas ocasiones sobre el retraso con el que se entregaba la documentación para hacer efectivas las cuotas de la Seguridad Social de los contratados de la Administración autónoma. Este retraso impedía el pago en el plazo legal de las cuotas.

Todas las fuentes consultadas en el Gobierno regional de Cantabria coincidieron en señalar la imposibilidad de que la Consejería de la Presidencia no estuviera al corriente de las deudas contraídas con la Seguridad Social desde noviembre del pasado año. El titular del departamento, Manuel Pardo Castillo, negó el martes toda responsabilidad personal y de su departamento en la situación.El ex consejero de Economía y Hacienda del Gobierno cántabro, Serafín Fernández Escalante, quien abandonó el cargo el pasado mes de septiembre y al que indirectamente se responsabiliza del impago de las cuotas de la Seguridad Social, declaró ayer sobre tales imputaciones: "No me parecen ni elegantes ni justas". Fernández Escalante, que ejerce en la actualidad como inspector de finanzas en Marbella (Málaga), confirmó desde la ciudad andaluza que en numerosas ocasiones había informado verbalmente a la Consejería de Presidencia del retraso con que se presentaban las hojas de liquidación, y añadió que también se habían producido demoras importantes en los pagos a Hacienda del IRPF y en la elaboración de las nóminas de los funcionarios. En su opinión, la situación denunciada por el diputado regionalista Miguel Ángel Revilla, según el cual el Gobierno cántabro adeuda a la Seguridad Social 500 millones de pesetas, podría tener su origen en un endurecimiento de la política de la tesorería general de la Seguridad Social en relación con la aplicación de los plazos para el abono de las cuotas.

Plazo de 24 horas

El nuevo consejero de Economía del Gobierno cántabro, Fernando Rodríguez: y Rodríguez de Acuña, tras manifestar que el tema "corresponde a la organización general de la Administración autónoma y no es específico de mi consejería", solicitó un plazo de 24 horas para poder informar con total conocimiento de los hechos. Rodríguez y Rodríguez de Acuña, que tomó posesión de su cargo hace un mes, negó haber recibido un informé en el que se reseñaba la situación de descubierto en que se encontraba el Ejecutivo cántabro en relación con la tesorería general de la Seguridad Social.El pasado martes, el titular de dicha consejería, Pardo Castillo, afirmó desconocer la situación con anterioridad a la publicación por los medios de comunicación de la interpelación del diputado Revilla.

La ignorancia del consejero de la Presidencia aparece en entredicho después de conocerse que desde finales del pasado mes de septiembre la tesorería general de la Seguridad Social ha venido enviando numerosos requerimientos de pago que fueron entregados en el registro general de la Administración regional. Dicho departamento depende de la Consejería de Presidencia. El presidente del Ejecutivo cántabro, Ángel Díaz de Entresotos, manifestó ayer estar dispuesto a exigir responsabilidades si se descubre que ha existido incumplimiento del deber por algún funcionario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS