Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coincidencia en la oposición parlamentaria al criticar los presupuestos para 1986

La mayoría de los grupos de oposición coincidirán en tres puntos de crítica contra los Presupuestos Generales del Estado para 1986 cuando pidan su devolución al Gobierno en el Pleno del Congreso que se desarrollará el martes y el miércoles próximos. La fuerte reducción de la inversión pública, el aumento de la presión fiscal y las escasas perspectivas para el descenso del paro serán el denominador común de sus enmiendas a la totalidad.

El Grupo Popular, la Minoría Catalana y los portavoces del PCE, el CDS y lo! centristas, se han reservado a lo largo de la pasada semana el derecho de defender enmiendas a la totalidad del proyecto de Presupuestos, mediante las que pedirán la devolución del texto al Gobierno. De sus escritos y de las impresiones que han trascendido sobre la preparación de sus discursos se deduce que tanto la derecha como la izquierda censurarán con especial Intensidad el descenso, de la inversión pública y la falta de planes concretos de empleo. También abund arán las acusaciones de no reducir efectivamente el déficit público, sino de intentar trasladarlo a las autonomías.El Grupo Popular, que ha sido el más reservado sobre los argumentos que esgrimirá, expresará su.desacuerdb con el volumen y la estructura de los ingresos.y de los gastos presupuestados. Según la opinión que la oposición conservadora ha tratado de documentar durante la pasada semana -mediante las preguntas realizadas a medio centenar de altos cargos llamados a comparecer ante la comisión de Presupuestos-, las cifras .propuestas no sólo impedirán alcanzar los objetivos deseables para la política económica, sino que son incoherentes con las, metas fijadas por el Ejecutivo.

Los populares, cuyo líder vaticinó en el debate del pasado año que el presente ejercicio terminaría contres millones de parados, estiman ahora que las cifras macroeconómicas y presupuestarias del Gobierno incrementarán el. desempleo en otras 250.000 personas. A su juicio, la política económica en curso ha deteriorado el nivel de vida de la mayoría de los españoles.y parece persistir en la misma dirección.

Las minorías

Para la Minoría Catalana, cuya posición será fijada por Miquel Roca, el proyecto de Presupuestos no resulta satisfactorio para reactivar la economía y superar sus desequilibrios básicos. Además de intentar una reducción del déficit público de forma tímida y equivocada el Gobierno, según la Minoría Catalana, contradice la línea con que ha tratado hasta ahora de financiarlo y aminorar la inflación.

A su juicio, la contención del gasto se fundamenta en discriminar la inversión pública y trasladar una parte del déficit a las restantes administraciones públicas (comunidades autónomas y ayuntamientos), al dotarlas de recursos insuficientes para atender sus competencias. El nuevo aumento de la presión. fiscal será grave, porque la economía necesita movilizar recursos para competir mejor en la CEE.

Según el Centro Democrático y Social, cuyo portavoz será Agustín Rodríguez Sahagún, se trata de unos Presupuestos "regresivos" ,que serán ineficaées para atender el objetivo prioritario de luchar contra el paro. Y ello porque muestran incoherencias con el otro objetivo de reactivar la inversión productiva.

El discurso de, Fernando Pérez Royo, portavoz del PCE, resaltará que estos Presupuestos no crearan empleo, consolidarán una distribución de la renta y de la riqueza en detriménto de las clases sociales más necesitadas y frenarán las expectativas legítimas de comunidades autónomas y ayuntamientos. Así, afianzarán el continuismo de la Instalación en la crisis del Estado asistencial" y de una política de ajuste duro.

Por último, los centristas también criticarán unos Presupuestos "conformistas" con la crisis, porque, a su juicio, disminuyen la inversión pública y aumentan los gastos de consumo y la presión fiscal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de octubre de 1985

Más información

  • Inversión pública, presión fiscal y desempleo inspiraran sus argumentos