Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fraga no se opone a "un gran pacto" que revise la ley de Financiación de las Comunidades Autónomas

Santiago de Compostela

El presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga, no se opone a "un gran pacto" en el que se revise y modifique la ley orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA). Fraga hizo tal afirmación ayer en Santiago de Compostela, en el curso de la conferencia de prensa que siguió a una reunión de la Interparlamentaria Popular. Añadió: "Lo que no vale es incumplir la LOFCA y dejarla como está". El recorte presupuestario a las autonomías fue la cuestión dominante de la reunión. El líder de AP criticó igualmente el aumento de los gastos de la Administración central.

Fraga defendió la aplicación de la LOFCA "mientras no se descubra otro sistema mejor". En su opinión, el Gobierno está reduciendo deliberadamente las competencias de las comunidades autónomas y puntualizó que no se trata de un temor de su grupo, sino un hecho que ya está pasando. Las tesis del político conservador sobre la financiación de las comunidades autónomas, que resumen la posición de la Interparlamentaria Popular, suponen un respaldo explícito a la actitud de la Xunta de Galicia, que ha rechazado el porcentaje de participación en los ingresos del Estado por considerar insuficiente la propuesta del Gobierno.Optimista ante las próximas elecciones gallegas, que a su juicio serán ganadas "ampliamente" por Coalición Popular, el presidente de AP criticó la política financiera del Gobierno, "que en tres años ha sacado un billón anual más de los bolsillos de todos los españoles y se ha gastado dos billones".

Fraga, que se había dirigido previamente a los diputados populares en las Cámaras autonómicas y centrales agrupados en la Interparlamentaria Popular, aseguró que las comunidades autónomas no son responsables del incremento del gasto público. El culpable de la situación sería, desde su punto de vista, el Gobierno, que ha elevado los gastos consuntivos, entre los que citó de modo indirecto la reciente subida de sueldos de los funcionarios de la Administración Pública.

La homologación de las urnas

Al margen de los asuntos tratados en la reunión de ayer en Santiago, el presidente de Alianza Popular restó importancia a la exclusión del Partido Liberal de José Antonio Segurado de la reunión que celebra en Madrid la Internacional Liberal. "No hay más homologación", dijo, "que la que da el pueblo español en las urnas. Resulta que el Partido Liberal sí estuvo reconocido por la Internacional cuando no tenía votos ni ganaba elecciones, y en cambio, ahora que los va a tener, no es invitado a participar en sus reuniones".Fraga ironizó también sobre la posibilidad de una actitud contraria a la OTAN por parte del CDS de Adolfo Suárez en el próximo referéndum. "El señor Suárez y su partido tienen derecho a darnos esa y otras sorpresas, aunque la que es seguro que no nos darán es la de una victoria en las elecciones".

Un eventual pacto entre el Gobierno y el principal partido de la oposición sobre la campaña del referéndum de la OTAN resulta "una especulación carente de base en este momento", precisó Fraga al ser preguntado por la posibilidad de que hubiese llega do a un acuerdo de este tipo con el jefe del Ejecutivo en la reunión que ambos mantuvieron el jueves.

Posiciones menos distantes

Evasivo ante las preguntas que hicieron los periodistas gallegos sobre el tema, Fraga se limitó a explicar que durante su entrevista con González habían sido tratados de forma extensa problemas de política exterior. "Hubo una amplia discusión sobre el asunto, y esto es todo lo que tengo que decir".El jefe de la oposición fue algo más explícito sobre lo tratado en relación con la televisión privada, cuestión en la que, a su juicio, "las posiciones están ahora menos distantes". Fraga puso énfasis en la necesidad de ampliar la libertad de creación de canales no sólo a las grandes cadenas de alcance nacional, sino también a las de ámbito comarcal y local, para criticar después la falta de colaboración de TVE con las emisoras autonómicas, en particular la gallega. Negó, por otra parte, que tuviese intención de influir en la línea informativa de Televisión de Galicia, aún reservándose el derecho a la crítica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de octubre de 1985

Más información

  • "No vale incumplir la LOFCA y dejarla como está", según el líder de AP