El asunto del 'Rainbow Warrior' puede ayudar a la independencia canaca, según Tijbaou

Agencias

El dirigente separatista canaco Jean Marie Tjibaou declaró ayer que el reconocimiento por parte de Francia de que sus agentes habían hundido el barco Rainbow Warrior, de la organización ecologista Greenpeace, les ayudaría en su movimiento en pro de la independencia de Nueva Caledonia.

Tjibaou denunció también como una provocación el atentado que en la noche del miércoles al jueves dañó gravemente las oficinas del Gobierno francés en Numea.

Tres bombas hicieron explosión en el centro de Numea, la capital de Nueva Caledonia, horas antes de que el ex primer ministro francés Jacques Chirac dijera a los colonos europeos, que lo aclamaban, que el turbulento territorio francés de Oceanía era su tierra.

Ningún grupo ha reclamado la responsabilidad de las explosiones, que se han producido en el momento en que la campaña para las elecciones regionales del próximo domingo alcanzaba su clímax.

Los 50.000 colonos blancos se oponen a los planes del Gobierno francés de dar al territorio del Pacífico una independencia limitada, en el marco de los cuales han sido convocadas dichas elecciones. El partido de extrema derecha Frente Nacional retiró ayer su candidatura porque, según informó un portavoz, no quiere dividir el voto leal francés contra los militantes canacos que piden la independencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de septiembre de 1985.

Lo más visto en...

Top 50