Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Se reanudan las conversaciones de Ginebra

Lord Carrington pide unidad a la OTAN en favor de la SDI

Bruselas / Ginebra

El secretario general de la OTAN, lord Carrington, ha pedido a los aliados que "sean conscientes del factor potencial de división que representa la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI)" y les ruega que hagan frente a ese riesgo. La SDI será el punto central de las discusiones sobre limitación de armamento nuclear que hoy reanudan en Ginebra soviéticos y estadounidenses.La iniciativa en "el debate público (sobre la SDI) no debe dejarse en manos de quienes dicen que los norteamericanos se han embarcado deliberada o imprudentemente en la creación de un monstruo a lo Frankenstein que se encamina invitablemente al desastre", señala el secretario general de la OTAN en el texto de un discurso que ayer iba a pronunciar en Oporto. Lord Carrington no pudo llegar a la ciudad lusa debido a la huelga de los controladores aéreos franceses, pero hizo público su llamamiento con el carácter de declaración formal. La Alianza debe "trabajar para conseguir" que el programa de la SDI no desemboque en una nueva, carrera de armamentos, pues con esa investigación, recuerda el secretario general de la OTAN, se pretende lograr "un equilibrio que permita sustanciales reducciones de las armas estratégicas" o de largo alcance.

Para lord Carrington, los soviéticos "van demasiado lejos" al afirmar que "ningún acuerdo puede concluirse sobre armas ofensivas si los norteamericanos no renuncian a la SDI , y advierte contra toda esperanza de lograr resultados inmediatos en Ginebra. "Querer obtener a cualquier precio cualquier cosa, y quererlo rápidamente, no es el camino para un acuerdo satisfactorio", dijo.

En la ciudad helvética, el jefe de la delegación negociadora soviética, Víctor Karpov, y su homólogo norteamericano, Max Kampelman, han manifestado sus deseos de lograr avances en las negociaciones destinadas a evitar la militarización del espacio y a reducir los arsenales de armas nucleares de largo y medio alcance. No obstante, ambos han hecho recaer la responsabilidad de los eventuales avances en la otra parte. "Si Estados Unidos está dispuesto a buscar soluciones aceptables, nosotros también heremos lo posible para conseguirlas", ha declarado Karpov, cuyas palabras han tenido la correspondiente traducción por parte de Kampelman: "Si la delegación soviética hace un genuino esfuerzo sin condiciones previas, nos encontrarán dispuestos para lograr progresos y acuerdos".

Esta ronda de conversaciones debería terminar el 19 de noviembre, el mismo día en que Ronald Reagan y Mijail Gorbachov matendrán su primer encuentro, por lo que se adelantará su clausura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 1985