Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Regreso sentimental de Juan Gris

La retrospectiva del cubista madrileño se plantea como el homenaje a un hijo perdido

El pintor madrileño Juan Gris salió ilegalmente de España en 1906 y ya no regresó. No podrá volver él, obviamente, porque murió en 1927, en París, pero vendrán sus pinturas, que se expondrán por primera vez en forma de antología a partir del próximo 20 de septiembre, en las salas de la Biblioteca Nacional, en Madrid. Como dice el organizador principal de la muestra, el norteamericano Gary Tinterow, "esta exposición es una especie de regreso sentimental que España aprovechará para rendir homenaje a su hijo perdido, lo que le confiere un aspecto sentimental".

MÁS INFORMACIÓN

Con algo más de dos centenares de obras -97 óleos, 92 dibujos, 2 esculturas y diversas litografías y libros ilustrados-, es la primera gran exposición sobre Gris celebrada en nuestro país y una de las más importantes realizadas en Europa. Gari Tinterow, conservador del Metropolitan Museum de Nueva York y uno de los mayores expertos actuales en la obra de Gris, ha sido el comisario encargado de organizar esta muestra antológica patrocinada por el Ministerio de Cultura español."El proyecto de una gran retrospectiva de Gris en Madrid", comenta Tinterow, "fue inicialmente propuesto por el Ministerio de Cultura a Douglas Cooper, en 1981, que ya tenía un compromiso anterior, para una muestra más pequeña, con la Fundación Juan March". La retrospectiva madrileña sufrió un importante retraso al quedar bloqueado un buen número de obras fundamentales con la celebración de muestras como El cubismo esencial -organizada en Londres por Douglas Cooper, máximo especialista en Gris, y el propio Tinterow-, y la gran antológica de Gris realizada por la National Gallery de Washington y el Museo Guggenheim de Nueva York. "La Fundación March cedió sus derechos para que el ministerio pudiera organizar una muestra de mayor enyergadura. Lamentablemente, la muerte de Douglas Cooper en 1983 supuso una nueva paralización. Fue entonces cuando Carmen Giménez y Georges González, el hijo de Juan Gris, me pidieron que me hiciera cargo del proyecto, lo que acepté gustosamente. Gris salió ilegalmente de España en 1906 y ya no regresó; esta exposición posee así un matiz de reencuentro, de regreso oficial, que le confiere un aspecto sentimental: un homenaje de España a su hijo perdido".

Muy completa en su descripción de los diversos aspectos de la trayectoria creativa de Gris, la muestra se abre con obras tempranas, como un óleo de 1910 anterior a la adopción del cubismo, y describe cumplidamente su trabajo de 1911 y 1912, marcado por la influencia de Picasso y Braque, pero pone un acento mayor en el período 1913-1917 que, a juicio de Gari Tinterow, constituye la época más importante, original y creadora del artista. "Aunque sus comienzos están marcados por un lenguaje aprendido de Picasso y Braque, Gris desarrolla, en 1913, una nueva lengua, se hace más original. Su temprana muerte ayudó a que no fuera inicialmente reconocida la influencia que Gris ejerció en muchos de sus contemporáneos. En ese momento, el propio Picasso tomó, sin decirlo, muchas cosas de su compatriota; también es importante la influencia en Matisse, que tuvo un período cubista durante la guerra, aunque a menudo se ha silenciado. No se hablaba de ello porque la palabra cubista estaba prohibida en casa de Matisse; Matisse era Matisse y no un sub-Picasso. Y esa época cubista nece, fundamentalmente, de la relación con Gris en Colliure, donde ambos estuvieron entre 1914 y 1916. Toda Maria Blanchard sale de Gris, como las obras y los escritos teóricos de Severini. Éstas no son afirmaciones nuevas en relación con Gris, pero creo que quedarán demostradas con mayor fuerza con la celebración de esta retrospectiva y la edición del catálogo".

La dificultad habitual para obtener obras fundamentales de un artista de la significación de Gris se ha visto en este caso aumentada por el precedente de las dos grandes muestras internacionales a las que nos referimos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 1985