Entre el caza comercial y el avión contra la URSS

Cuando en abril de 1983, los jefes de los ejércitos del Aire de Francia, España, República Federal de Alemania, Italia y Reino Unido decidieron emprender la fabricación conjunta de un avión de combate para 1995, en el consiguiente documento le señaló que el aparato debía ser, desde el punto de vista operativo, ampliamente superior al que previsiblemente tendría la URSS ese mismo año como avión más avanzado del bloque del Este y, desde el punto de vista tecnológico, tan competitivo como el que pueda tener EE UU en 1990.Los especialistas militares occidentales, según fuentes británicas, estiman que el avión soviético para 1995 tendrá, como máximo, una potencia de motor de 92 kilonewtons y una superficie máxima de sustentación de 49 metros cuadrados. Éstos son los elementos clave para definir las características de un avión avanzado.

Más información

En el documento de Turín, suscrito por Italia, Reino Unido y República Federal de Alemania, se incluye que el futuro avión europeo tendrá un empuje de 90 kílonewtons y 50 metros cuadrados de superficie, mientras Francia situa como cifras límite las de 86 kilonewtons y 49 metros cuadrados. Los expertos militares occidentales estiman que, con las características que desea Francia, el futuro avión sería sensiblemente superior al soviético de los años noventa en combate a baja altura y a velocidad subsónica, pero sería igual o inferior al soviético en misiones de interceptación aérea a gran velocidad.

Producto más barato

Sin embargo, según las fuentes británicas, los franceses estiman que el avión que recoja sus características -que, según todos los indicios, será el que ellos mismos desarrollen- servirá para cubrir las necesidades defensivas del país vecino y, además, podrá ser un buen producto, más barato que el proyectado por los otros países europeos, para exportar a naciones africanas o de Latinoániérica. El avión concebido por los franceses tiene como principal misión la de ataque al suelo y, como secundaria, la de interceptación, mientras el aparato pretendido por alemanes, italianos y británicos tiene como principal misión la de interceptación -un avión de los denominados de superioridad aérea- y como secundaria la de ataque al suelo. Los franceses, por otro lado, ya disponen en la actualidad de un avión de superioridad aérea con el Mirage 2.000.En plan inicial del EFA establecía que la República Federal de Alemania, Francia y Gran Bretaña adquirirían 250 unidades del nuevo avión; Italia compraría 165; y España, 144.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de agosto de 1985.

Lo más visto en...

Top 50