Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos jefes de Estado y 17 ministros, ante el Partenón

En Atenas actuaron ayer 40 grupos de teatro, música y danza, en la fiesta de la proclamación de la capital cultural de Europa 1985. A la caída de la noche, pronunciaron en la Acrópolis sendos discursos el nuevo presidente griego Sarchetakis y el primer ministro Papandreu, ante el presidente francés, François Mitterrand, y 17 ministros europeos de cultura o educación. El ministro español de Cultura, Javier Solana, se desplazó a Atenas por unas horas. Mitterrand colocó al pie del Partenón una placa señalando la creación de la nueva institución comunitaria.A su llegada a Atenas afirmó Solana que "un día la capitalidad de Europa recaerá en una ciudad española, aunque todavía no hay calendario al respecto". Por la mañana, el ministro francés Jack Lang, había declarado que "Francia ha pedido para París la capitalidad para 1989, bicentenario de la revolución". 1986 será el año de Florencia.

En su discurso de la Acrópolis, el primer ministro griego Papandreu se declaró orgulloso de saludar a presidentes y ministros europeos "en el peñón sagrado de la creatividad". La alocución revistió la forma de un mensaje a los pueblos de Europa y advirtió la imposibilidad de separar civilización y paz.

Tras la cena en el Agora, durante la que se interpretaron sátiras de Aristófanes, todo Atenas ardió en fuegos artificiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de junio de 1985