Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

El 'Discovery', en su nueva misión, servirá de blanco a un rayo láser que será disparado desde las islas Hawai

Cabo Cañaveral

El transbordador espacial norteamericano Discovery iniciará hoy una nueva misión comercial, científica y militar de ocho días de duración que incluye servir de blanco para una de las nuevas armas del arsenal de la guerra de las galaxias: un rayo láser de baja frecuencia que, emitido desde las islas Hawai, en el Pacífico, intentará alcanzar un espejo de 203 milímetros de diámetro que será montado en una de las ventanillas de la nave. El objetivo de esta prueba es saber si un rayo láser puede ser apuntado con suficiente precisión desde la Tierra para destruir un misil nuclear enemigo.

La cuenta atrás para el lanzamiento de la 18ª misión del transbordador norteamericano comenzó ayer con preocupación entre los técnicos de la agencia espacial norteamericana (NASA) por las condiciones metereológicas, ya que durante todo el sábado y el domingo llovió insistentemente sobre cabo Cañaveral. La tripulación que realizará esta misión incluye al príncipe saudí Sultan Salman Abdulaziz -primer astronauta árabe, y al teniente coronel de la aviación francesa Patrick Baudry, además de cinco astronautas norteamericanos.El príncipe saudí, de 28 años de edad el más joven que ha volado con la NASA- es sobrino del rey Fahd, piloto de caza con más de 1.000 horas de vuelo y con una sólida formación científica que incluye un diploma en comunicaciones de la universidad de Denver, Colorado. Su misión a bordo consistirá en supervisar la puesta en órbita de un satélite árabe, realizará experimentos con fluidos y tomará fotografías de Arabia Saudí durante cinco de las 49 órbitas diurnas en las que la nave sobrevolará su país.

Los astronautas norteamericanos elegidos para esta misión son el comandante de vuelo Dan Brandestein, el piloto John Creighton y los especialistas de misión Shannon Lucid, Steve Negel y John Fabian.

La cuenta atrás del lanzamiento incluye cerca de 10 horas para el abastecimiento de combustible de los tanques que llevan los dos cohetes de propulsión y el tanque externo con los que la nave logra entrar en órbita durante los primeros nueve minutos de vuelo.

La misión espacial tiene objetivos comerciales, científicos y militares. Entre los comerciales destaca la colocación en órbita de cuatro satélites de comunicaciones. Además del satélite árabe, costeado por 22 países islámicos pero financiado en gran parte con dinero saudí, se lanzarán un segundo para el Gobierno de México y un tercero para la compañía norteamericana de comunicaciones ATT. El cuarto satélite es de observación científica y estudiará diversas reacciones en el espacio para, después de dos días de vuelo libre, ser rescatado por el brazo mecánico computadorizado que lleva la nave en bodega de carga.

30 millones de dólares

La NASA recibirá 30 millones de dólares, unos 5.100 millones de pesetas, que sufragarán parte de los 150 millones de dólares que se calcula cuesta la misión espacial.Entre los experimentos científicos que se realizarán a bordo se encuentran estudios, médicos sobre la acción de la gravedad y de fluidos de materiales.

En el tercer día de la misión se procederá a una prueba militar que se enmarca en el desarrollo de la Iniciativa Estratégica de Defensa (SDI) que promueve el. presidente Ronald Reagan y que es conocida popularmente como la guerra de las galaxias. Un espejo montado en una de las ventanillas del Discovery será el objetivo de un rayo láser de baja frecuencia que será emitido desde las islas Hawai, cuando la nave sobrevuele ese archipiélago del Pacífico.

Cerca de 400 observadores extranjeros, entre los que se encontrarán miembros de la familia real saudí y representantes de la agencia espacial francesa, asistirán al lanzamiento. La Prensa internacional destacará a 200 corresponsales, entre periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión. "El transbordador no había conseguido despertar tanto interés desde hace años", declaró el portavoz de 'la agencia espacial norteamericana, Dick Young.

Según el plan de vuelo previsto, el transbordador regresará a la Tierra el próximo 24 de junio y aterrizará en la pista de base militar de Edwards, en el desierto de Mojave, California.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de junio de 1985