Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Galardón para el autor de 'Palabra sobre palabra'

El poeta asturiano Ángel González recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Letras

El poeta asturiano Ángel González fue galardonado ayer con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, porque su poesía "sobrevive con paradójica ternura al escepticismo de una época". El autor de Palabra sobre palabra, nacido hace 60 años en Oviedo, declaró tras conocer el fallo del jurado, integrado por 11 personas y presidido por Alfonso Guerra, que se sentía "muy orgulloso y enormemente emocionado". En Oviedo, donde Ángel González se ha convertido en un personaje popular, la noticia fue recibida con seis cohetes lanzados desde el balcón del Ayuntamiento. Alfonso Guerra dijo que su obra "ha ido evolucionando a posiciones intimistas, sin abandonar la crítica".

Ángel González logró el Premio Príncipe de Asturias de las Letras dotado con dos millones de pesetas y la reproducción de una escultura de Joan Miró, por abrumadora mayoría frente al otro finalista el escritor paraguayo Augusto Roa Bastos.La candidatura del autor de Aspero mundo, presentada por el ex director general del Libro, Jaime Salinas, y por la asociación cultural ovetense Tribuna Ciudadana recibió 10 votos, mientras que la de Roa Bastos logró una sola papeleta favorable. A pesar de que los votos son secretos, ayer pare cía deducirse, de declaraciones efectuadas por varios miembros del jurado, que el partidario de Roa Bastos fue el escritor Fernando Díaz Plaja, ausente durante la ceremonia del fallo.

MÁS INFORMACIÓN

Además del novelista paraguayo, también quedaron finalistas el poeta Jaime Gil de Biedma, el ensayista y académico Rafael Lapesa y el novelista peruano Mario Vargas Llosa. En una selección más amplia y anterior a la citada, realizada a partir de los 44 candidatos barajados en las deliberaciones, figuraban también Rosa Chacel Juan Goytisolo, Ana María Matute y Antonio Buero Vallejo.

Sensibilidad y calidad

Alfonso Guerra, que leyó el fallo del jurado a las 12.30 horas de ayer en la capilla del hotel de la Reconquista de Oviedo, señaló que Ángel González "tiene una obra de gran sensibilidad y con una calidad por encima de toda duda". El vicepresidente del Gobierno recordó ayer que había conocido al poeta galardonado, "cuando yo tenía veinte y pocos años, en Sevilla, con motivo del fallo del premio de poesía Adela Comesaña. Ambos formábamos parte del jurado y era la primera vez que los dos nos veíamos en aquel brete. Estaban también Gabriel Celaya y Armando López Salinas y recuerdo que Celaya", añadió el vicepresidente del Gobierno, "nos trajo unas cintas grabadas con canciones de un principiante llamado Paco Ibáñez".

Éste es el primer premio que recibe en España Ángel González quien llegó a Asturias en la madrugada de ayer viernes tras permanecer agunos días en Madrid. El poeta asturiano viajó a la capital española para firmar ejemplares de su nueva y recién aparecida obra Prosemas o menos, en la Feria del Libro y participar en un recital poético en Alcalá de Henares. Ayer, apenas trascendió el fallo fue localizado en Oviedo y apareció, un cuarto de hora después, en el hotel de la Reconquista.

El empeño de Emilio Alarcos, que hizo posible que González fuera finalista de este premio en los dos últimos años, quedó ayer recompensado. El poeta hizo extensivo su galardón a todos los que le apoyaron: "Siento un gran honor y una gran emoción, pero no sólo por mí, sino por todos mis amigos, que han hecho posible que recibiera este premio, con intentos sucedidos en varias oleadas".

El autor de Tratado de urbanismo recibió la noticia con aspecto relajado. Acompañado de su esposa, sacó con tranquilidad un cigarrillo y émpezó a recibir un sinfín de felicitaciones. Las primeras procedían del jurado, integrado por Alfonso Guerra, Emilio Alarcos, Luis María Ansón, Emilio Romero, Fernando Díaz Plaja, Jaime Salinas, Manuel Seco, Manuel Alvar, Daniel Sueiro, Román Suárez Blano y Álvaro Pombo. Fue éste último quien le transmitió su sorpresa por lo esperado que parecía el premio en Oviedo, después de las dos falsas alarmas anteriores: "Hoy en la farmacia nos reconocieron como miembros del jurado y nos preguntaron si el premio sería para tí".

Rey de la noche

Juan García Hortelano, autor de Nuevas amistades, amigo íntimo, admirador y antólogo de Ángel González era ayer, probablemente, el colega español más regocijado. Desde su despacho de funcionario, que durante mucho tiempo compartió con el escritor de Palabra sobre palabra, el inventor de la generación del 50, a la que pertenecen los dos, comentó ayer que González "es uno de los poetas más importantes de los años 50 y cada vez escribe mejor la poesía, con lo que desmiente el infundio de que la poesía es propia de los jóvenes"

"Como persona", añadió el novelista, "es un amigo entrañable, y como artista el gran poeta es también un músico frustrado que toca muy bien la guitarra. Como personaje, es el rey de la noche; y yo mismo, que tengo tres años menos que los que él declara, no puedo seguirle más allá de las dos de la madrugada. Sobre el contenido lírico de su obra, creo que ha tenido una evolución muy seria. La ironía filosófica de su obra esconde una poesía vitalista detrás de la que se percibe el verbo más hondamente triste, que él confunde con su gracia natural".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 1985