Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manifestación en Santiago de miles de trabajadores de los astilleros Astano y Ascon

Santiago de Compostela

Un grupo de aproximadamente 300 personas ocupó de modo simbólico, durante tres horas, la catedral de Santiago, al término de la manifestación que reunió en la capital de Galicia a unos 10.000 trabajadores (40.000, según las organizaciones convocantes) para protestar contra la política de reconversión naval del Gobierno, que incluye el cierre de la división naval de Astano, en El Ferrol, y el posible cese de actividades en las instalaciones viguesas de Ascon.

Los manifestantes, pertenecientes en su mayoría a la plantilla de estos dos astilleros, corearon consignas contra el Gobierno y la Xunta durante su recorrido por las calles de la ciudad, que concluyó frente a la sede del Ejecutivo gallego, en la plaza del Obradoiro, sin otro incidente que el encierro pacífico en la catedral compostelana.Encabezada por dirigentes de todos los partidos y sindicatos que forman la Plataforma para la Defensa de la Construcción Naval en Galicia, la manifestación contó con la asistencia del diputado comunista Santiago Carrillo, al que, en apariencia, estuvo dirigido el lema "sí, sí, sí, españoles a Madrid", que gritó reiteradamente el núcleo nacionalista de la marcha. Las consignas coreadas y los textos de las numerosas pancartas centraban, sin embargo, su fuerte contenido crítico en la política del PSOE en el Gobierno central y de Alianza Popular en la Xunta de Galicia, a la que se acusó de "inoperancia, negligencia y connivencia con los planes del PSOE" en el comunicado conjunto leído al término de la manifestación. '

En la concentración final ante la presidencia del Gobierno gallego intervinieron como oradores los principales dirigentes de CC OO, Intersindical Nacional de Trabajadores Gallegos (INTG), Bloque Nacionalista Gallego, Coalición Gallega, Partido Comunista de Galicia y Partido Socialista de GaliciaEsquerda Galega, organizaciones que integran la Plataforma para la Defensa de la Construcción Naval, tras la reciente expulsión de Alianza Popular. Bautista Álvarez, del BNG, aseguró que la política de reconversión naval obedecía a exigencias de la CEE y había adquirido particular incidencia en Galicia "porque somos una colonia dependiente del Estado español".

Según el comunicado leído al final de la concentración, el Gobierno "ha perdido aquí la batalla". Los manifestantes exigieron el mantenimiento en activo de la división de construcciones navales de Astano y la incorporación de los astilleros vigueses, Vulcano y Ascon, al sector público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 1985

Más información

  • Un grupo de 300 personas ocupó simbólicamente la catedral