Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fracasa en la RFA una moción contra los Pershing 2

La Comisión de Defensa del Parlamento federal alemán (Bundestag) rechazó ayer en Bonn, al producirse un empate a votos, una moción de los socialdemócratas que pedía al Gobierno de la República Federal de Alemania (RFA) que hiciese valer su influencia sobre el mando militar norteamericano para suspender, los ejercicios militares con el cohete nuclear Pershing 2.

La polémica sobre la seguridad del misil continúa abierta en la RFA. Los diputados de la coalición gubernamental, democristianos y liberales, consideran el accidente del pasado viernes que costó la vida a tres soldados norteamericanos e hirió a otros 16, como "un incidente muy preocupante", pero se oponen a una "reacción exagerada".Los socialdemócratas denunciaron ayer que en los últimos años se han producido 12 accidentes con los Pershing, a los que se les quitó importancia y ahora es necesario preguntarse si ese sistema de armamento reúne las condiciones exigibles de seguridad.

La revista Stern publica hoy un detallado reportaje sobre el accidente del Pershing 2 en las cercanías de Helbronn y aventura la hipótesis de que el cohete no tolera las duras condiciones del invierno europeo. La revista cita los resultados de una investigación del Congreso norteamericano del pasado mes de marzo, cuatro meses después de que hubiera comenzado el despliegue de los Pershing 2 en la RFA. Según la citada investigación, los resultados de las pruebas realizadas en Estados Unidos con el cohete son de escasa validez porque: 1) Las condiciones climáticas de Florida no son comparables a las europeas. 2) Los soldados que las realizaron no son los mismos que manejan el misil en la RFA. 3) Las reparaciones por encima de un cierto nivel de dificultad fueron realizadas por la empresa constructora del misil. 4) Las herramientas utilizadas en los experimentos no son comparables con las disponibles en la RFA.

Stern da cuenta de que gran número de las pruebas del misil fallaron y, cuando se trató de dar en un blanco, el Pershing 2 cayó a 40 kilómetros del objetivo. Para atinar con el blanco en el siguiente intento se rodeó la zona con papel de estaño. De esta forma se facilitó el trabajo localizador del radar del misil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 1985