Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un enviado de Burguiba entrega a Hassan II un mensaje relacionado con la 'cumbre' magrebí

El ministro tunecino de Asuntos Exteriores, Beji Caid Essebsi, llegó ayer a Marruecos con un mensaje del presidente de Túnez, Habib Burguiba, para el rey Hassan II. El ministro Essebsi fue recibido ayer por la tarde en Marraquech por el monarca marroquí. Según fuentes marroquíes, esta visita está relacionada con un nuevo intento tunecino de realizar una cumbre de jefes de Estado del Magreb, sobre todo después de los últimos ataques del Polisario del fin de semana pasado, que hicieron crecer considerablemente la tensión entre Argelia y Marruecos.Caid Essebsi entregó el lunes pasado un mensaje similar de Burguiba al presidente argelino, Chadli Benyedid. Argelia ha reaccionado extraoficialmente por primera vez a estos rumores de cumbre árabe, y ayer el diario Al Mujahid comentaba que una cumbre de Estados del Magreb es posible siempre que participe la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Por primera vez, sin embargo, el diario matizaba esta participación de la RASD, que, desde el punto de vista de Marruecos, bloquea la posibilidad de tal reunión magrebí, y afirmaba que "el Frente Polisario debe poder expresar de una forma o de otra las aspiraciones del pueblo saharaui".

Esto es interpretado en Rabat como una mayor flexibilidad de Argelia, aunque el mismo Al Mujahid matizaba que Argelia no participará en una tal cumbre si no es para contribuir real y eficazmente a la construcción del Magreb", y añadía que en esa reunión primera no se puede eludir el problema del Sáhara Occidental ni los impedimentos puestos al derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, que se traducen en combates fratricidas que se han convertido en un factor de inestabilidad y bloqueo en el camino del Magreb unido".

También ayer, Cherif Messadia, número dos del partido argelino Frente de Liberación Nacional, se entrevistó en Trípoli con el coronel Abdesalam Yallud, número dos de la revolución libia, y se esperaba que fuese recibido por el jefe del Estado, Muammar el Gaddafi. Messadia está, según los observadores políticos, encargado de sondear la actitud libia respecto a las formas que podría revestir la participación de la RASD en la proyectada cumbre magrebí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 1985