Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa Nostra premia la restauración de baños musulmanes y de un barrio judío

Madrid / Barcelona
Desde que Hispania Nostra se fundó en 1976, cerca de 20 obras de restauración españolas han sido galardonadas por Europa Nostra. Esta asociación, estrechamente ligada al Consejo de Europa, distribuye anualmente cinco medallas a la protección de la restauración arquitectónica y su entorno, y 25 certificados de honor anuales. España ha conseguido esta vez una medalla por la restauración del palacio de Villardompardo, de Jaén, y dos certificados, por el barrio judío de Gerona y por el parque nacional de Monfragüe.

Las cinco medallas a la restauración del patrimonio arquitectónico que anualmente reparte la asociación Europa Nostra son sus más prestigiosos galardones. Una de ellas, más dos certificados de honor, han sido esta vez para España. Carmen Salas, vicepresidenta de Hispania Nostra, filial de la asociación europea, ha destacado el hecho de que se haya "premiado, por una parte, un arte tan nuestro como el hispano-musulmán y, por otra, el patrimonio natural, que es tan preocupante en estos momentos"

Las medallas y certificados de honor de Europa Nostra no son premios con dotación en metálico, sino el reconocimiento público de una obra de restauración arquitectónica. "Desde que se constituyó Hispania Nostra", dice Carmen Salas con cierto orgullo, "España ha obtenido cerca de veinte distinciones de Europa Nostra, lo que es una proporción estimable, ya que al ser 23 países los que configuran la asociación y 30 premios anuales no tocamos más que a uno por año".

Baños musulmanes

Europa Nostra, cuya presidencia está en manos actualmente del holandés Der Koster, ex presidente de la Asambalea Parlamentaria del Consejo de Europa, decidió en su última reunión premiar con una de sus cinco medallas para la restauración del patrimonio el trabajo hecho en el palacio de Villardompardo de Jaén, con sus baños musulmanes. De los 25 certificados de honor que anualmente otorga la asociación, dos han ido a parar al barrio judío de Gerona Isaac el Cec y al parque nacional de Montfragüe, en Extremadura.Entre las obras de restauración que han merecido la mención de Europa Nostra en pasadas ocasiones figuran Covarrubias, El Escorial, la torre de la Queveda, la Fundación Santillana, el teatro del El Escorial, los paradores nacionales y la ciudad de Mirambel.

El diploma concedido al barrio judío de Gerona Isaac el Cec constituye "el reconocimiento, la ayuda y promoción que puede evitar que pase a manos de especuladores" según su promotor Josep. Tarrés. La recuperación de ¡saac el Cec se inició a principio de la década de los setenta, sin ningún tipo de ayuda oficial. Esta ayuda continúa faltando, ya que la petición de que se instruya el expediente para su declaración como monumento historico-artístico ha sido desoída hasta el momento por las instituciones competentes. La imposibilidad de los promotores ha hacer frente a sus compromisos financieros contraidos con la Caja de Ahorros Provincial de Gerona podría comportar que el conjunto monumental pase a ser propiedad de un grupo americano antes de fin de año.

Barrio judío

La recuperación y rehabilitación del barrio judío de Gerona fue impulsada por el artista y poeta Josep Tarrés, que poco a poco adquirió las distintas fincas que constituyen en la actualidad Isaac el Cec. Tarrés sostiene que el conjunto formado por edificios de los siglos X, XII, XIV y XVIII, albergó el hostal y el hospital de los judíos, la sinagoga, la escuela de hombres y mujeres judíos y los baflos de ritual. Asimismo, Tarrés afirma que el lugar fue sede de "la escuela talmúdica más importante de la Edad Media, que con la figura de Bonastruch de Porta alcanzó las cimas más altas de la mística medieval".El trabajo no ha terminado todavía, ya que queda por excavar el terreno que sostiene el conjunto en el que, segun Tarrés, "se aprecian antiguas edificaciones como las existentes en la Mezquita de la Roca de JerusaIen".

Falto de medios economicos, Tarrés hipotecó los edificios para obtener el dinero necesario para las obras. La imposibilidad de hacer frente al pago de los intereses correspondientes, 18 millones de pesetas, podría dejar el conjunto en manos de un grupo americano en pocos días. Para evitar esto, Tarrés considera imprescindible que se declare el conjunto 'de interés histórico artístico' y que pase a depender de una fundación en la que esten presentes las instituciones.

En cuanto al parque nacional de Montfragüe, situado entre la ciudad cacerefla de Plasencia y el río Tajo, la labor ha sido una iniciativa particular, la de una asociación denominada Adenex, que ha transformado en parque nacional un terreno que hace sólo unos años era totalmente salvaje, en el que había unas cuantas parejas de los pocos buitres negros que quedan en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 1984