Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viaje a El Cairo, la gota que colmó el vaso

El viaje de Arafat a El Cairo, el 22 de diciembre de 1983, culminó la cadena de disensiones internas que por causas militares y políticas asolaron la resistencia palestina y minaron profundamente su unidad. La OLP se vió seriamente dañada y encaró a partir de entonces la peor de sus crisis. Arafat se hallaba, a la sazón duramente contestado por los sectores prosirios y prolibios de la resistencia palestina. Los primeros, ayudados por Damasco, le habían sometido a cerco militar en la ciudad libanesa de Trípoli. La derrota militar palestina estaba consumada.Fue entonces cuando viajó a la capital cairota. Viajar a Egipto significaba viajar al primero de los países árabes que reconoció y firmó la paz con Israel mediante la rúbrica del acuerdo de Camp David por Anuar Sadat, Jimmy Carter y Menájem Beguin en 1979.

Sectores palestinos disidentes acusaron a Abú Amar, nombre de guerra de Arafat, de haberse incorporado a un proceso de pax americana preconizado por Ronald Reagan para el Oriente Próximo, ante la derrota militar y política de los palestinos y de su expulsión de Líbano.

Cuando Arafat viajó a El Cairo en diciembre de 1983, rompió de hecho el boicoteo, político árabe hacia Egipto y ello sin conseguir que Hosni Mubarak modificara formalmente la actitud egipcia ante los acuerdos con Israel.

En base a ello, a primeros de enero de 1984, representantes de movimientos palestinos críticos hacia Yasir Arafat se reunieron en Túnez para abordar lo que muchos de ellos calificaron de traición. En la reunión se hallaban Abdelhallim Malluli, miembro del Buró Político del Frente Popular para la Liberación de Palestina, que encabeza el doctor George Habache; Yasir Abd, Raboo, secretario general adjunto del Frente Democrático que encabeza Nayef Hawameth y Soleimán Najab, de la direccion del Partido Comunista Palestino.

Tres organizaciones faltaron a la reunión de Túnez, la Saika prosiria, el Frente Popular-Comando general, que dirigía Ahmad Jibril y el Frente de Lucha, de Samir Gocheli. Los tres grupos ya habían tomado la decisión de romper abiertamente con Arafat. También sectores leales a Arafat le achacaron el quebrantamiento del principio de dirección colectiva por el que asegura regirse la OLP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de noviembre de 1984