Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escritora Rosa Chacel abandonará España por motivos económicos

La escritora vallisoletana Rosa Chacel, de 86 años, ha decidido abandonar España y marcharse a vivir a Brasil con su hijo y su nuera. "La pensión de viudedad de 24.000 pesetas mensuales que cobro me es insuficiente y, además, ya no estoy en edad de vivir sola", dice la escritora. El director general del Libro, Jaime Salinas, se entrevistará hoy con Rosa Chacel para tratar de buscar soluciones que eviten el viaje de la autora.

Rosa Chacel asegura que ya tiene en su bolso el billete de avión que el próximo día 7 de diciembre la llevará hasta Brasil. Allí vive su único hijo, Carlos Pérez Chacel, de 54 años, casado, que trabaja como ingeniero.

La autora de Barrio de Maravillas abandonó su exilio y se instaló en Madrid en 1971. En esta ciudad vive desde entonces en una pequeña casa alquilada situada en el paseo de La Habana. Rosa Chacel, una mujer vitalista y participativa que, pese a su edad, se la puede ver en todas partes -entregas de premios, inauguración de exposiciones o en tertulias nocturnas- con más resistencia que cualquier veinteañera.

Su edad tampoco estorba el desarrollo de su creatividad literaria. Día tras día, se levanta a las siete de la mañana y empieza a trabajar hacia las ocho. Sobre las diez, interrumpe su labor para encender una pipa, y luego, sigue trabajando.

Además de su labor literaria, Rosa Chacel tiene que resolver personalmente sus necesidades domésticas. Solamente dos días por semana cuenta con una asistenta que le limpia la casa. La autora de Alcancía o Acrópolis tiene que ocuparse de ir a la compra, prepararse su comida y hacerse la cama.

Ella dice que necesita ayuda, y asegura que su decisión no obedece a un enfado repentino por no haber sido premiada con galardones literarios. "Por favor", dice, "a mí nunca me han dado premios y es un tema que me trae al fresco. Mis razones son otras. Y me gustaría que se arreglaran".

Pensión mínima

Rosa Chacel añade que su hijo no puede enviarla dinero desde Brasil, "porque los cruzeiros que me pueda girar se quedan reducidísimos con los cambios. La pensión que cobro de mi marido, 24.000 pesetas al mes, me soluciona mínimamente mis necesidades y, como se puede comprender, no me llega". De los derechos de autor, Chacel asegura que lo que cobra "es una cantidad menos que simbólica".Jaime Salinas, director general del Libro y Bibliotecas, anuncié que hoy por la mañana se entrevistará con la escritora para intentar evitar su marcha. "Es un caso complicado", declara. "Ya hablé con ella en junio, pero no acordamos nada porque no acabo de saber qué es lo que quiere. De todas formas, quiero encontrar una solución satisfactoria para todos".

Una de las soluciones que haría desistir a Rosa Chacel de su marcha sería el contar con posibilidades suficientes para vivir con su hijo y su nuera en España. Pero ella prefiere no detallar las necesidades concretas que supondría la llegada de su familia.

Una de las mejores amigas de Rosa Chacel, la poetisa Clara Janés, afirma que el problema está en que "Rosa no tiene dinero para vivir como ella necesita. Sus amigos nos hemos planteado varias veces la necesidad de hacer algo por ella, pero no hemos desarrollado ninguna iniciativa. Creo que el tema tiene varías salidas y espero que el Ministerio de Cultura colabore para encontrarlas. Para ella sería fundamental contar con una vivienda adecuada -la que habita ahora es muy pequeña-, en la que pudiera convivir con su familia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 1984