El problema es de dinero

Las razones fundamentales para la dimisión de Manuel Fernández Miranda a su cargo en Bellas Artes han sido los criterios generales con los que el Gobierno asigna los presupuestos, especialmente en el área museística. "Cuando un país es pobre: y tiene un patrimonio histórico grande, el problema es siempre de dinero", afirmó. El Ministerio de Cultura ha intentado responder a esto con cifras. Los presupuestos para museos en el año 1982 ascendieron a 2.234 millones de pesetas, en 1983 fue de 2.571 millones, en 1984 se asignaron 3.024 millones y se ha previsto para el presupuesto que se hará público en los próximos días un incremento del 34.5 % en relación al año anterior con 4.064 millones de pesetas.Sin embargo, estas cifras han resultado insuficientes para cubrir todos los gastos que demandan el mantenimiento y gestión de un centenar de museos de carácterestatal en España. El problema de los museos en España es un tema que se retoma periódicamente cuando algún suceso lo trae a la actualidad, pero vuelve a caer en el olvido y no se toman las medidas necesarias para que se resuelva. El tópico no deja de ser alarmante pero la, repetición hace que los gestos pierdan fuerza cuando más urgentes tienen que ser las medidas a adoptarse.

Más información

Las comparaciones con los presupuestos y facilidades que reciben los museos estatales por parte de otros gobiernos europeos, conviene ser recordada para poner en claro la situación en importancia que le dan a este sector en otros países. El caso de Francia puede ilustrar con sus más recientes medidas relacionadas con la museística. El 0.78 % del presupuesto general de la República Francesa es para el sector cultural que, si bien para el año 19,85 se ha reducido en un 18% para el área de artes plásticas, ha experimentado una colosal alza del 117% en cuanto al presupuesto para adquisiciones de obras de arte para el Estado que tiene previsto para 1985 la cantidad de 25 millones de francos (unos 450 millones, de pesetas); el año anterior se gastaron 90 millones de francos (aproximadamente 171 millones de pesetas).

En el Reino Unido el presupuesto asignado al funcionamiento de los 23 museos con 4.200 funcionarios estatales fue en 1983 de 11.600 millones de pesetas. En Italia el Gobierno otorgó en 1984 una suma global de 9.500 millones de pesetas para los museos y las labores de restaúración y conservación de monumentos, de ellos aproximadamente 7.000 millones de pesetas se destinan exclusivamente a los museos estatales.

En Francia el museo del Louvre tiene 200 conservadores, prácticamente el doble de los que tiene toda España para las labores de conservación en sus museos estatales. Los problemas de personal en los principales museos del territorio nadional no son los menos perjudiciales. El Museo del Prado mantiene alternativamente dos de sus salas cerradas al público a causa de insuficiencia de personal y el Museo Sefardita de Toledo ha sido cerrado porque ya no tiene a ninguna persona de seguridad contratada. Los lamentables casos de daño en importantes obras de arte, como el caso recientemente denunciado de los cuadros de El Greco en Toledo, pueden ser sólo un ejemplo del abandono en que se encuentran importantes piezas del patrimonio histórico y artístico de España.

Presupuesto, invertido

El presupuesto para inversiones de Bellas Artes, en su mayor parte dedicado a obras de restauración y conservación fue de 3.239 millones de pesetas, suma que ya ha sido invertida en su totalidad a estas fechas en contratos que se irán cumpliendo paulatinamente. A la vista quedan las notables deficiencias que se dan en esta área en la que las obras se realizan tan lentamente que muchas de las obras a restaurar se deterioran aún más mientras esperan la llegada de los restauradores.

Los gastos que se realizan en este tipo de obras son en muchos casos proyectos que se llevan a cabo en plazos muy largos. Fuentes del Ministerio de Cultura informaron ayer que este departamento sigue pagando gastos que se realizaron durante la gestión de Javier Tusell como director general de Bellas Artes hace casi tres años.

A esto respondió el ex-director diciendo que es normal que esto suceda ya que él gastaba el presupuesto que le asignaban mientras el ministerio actual no lo hace.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de septiembre de 1984.

Se adhiere a los criterios de