Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGIÓN

Los obispos gallegos señalan la necesidad de un pacto social en una pastoral sobre el paro

Santiago de Compostela

La necesidad de alcanzar un pacto social para paliar los efectos "que se presumen, con razón, negativos" de la reconversión industrial es la principal sugerencia formulada por los cinco obispos gallegos en una pastoral conjunta sobre El paro y los cristianos de Galicia, en la que se pide a los empresarios que no abandonen su vocación de tales y a los trabajadores un uso limitado del derecho a la huelga.Presentada ayer por el arzobispo de Santiago, Antonio Rouco, la pastoral, que también suscriben los obispos de Orense, Tuy-Vigo, Mondoñedo-Ferrol y Lugo, incluye un pormenorizado análisis de la situación económica gallega elaborado a partir de informes técnicos encargados a especialistas en la cuestión.

La reconversión industrial, particularmente en el sector naval de Galicia, centró las preocupaciones de los obispos, que temen los "efectos negativos en cadena sobre el conjunto de la actividd económica y sobre el nivel de bienestar, tan modesto aún, de nuestro pueblo". Pese a reconocer que no se trata de un problema específico de Galicia, los autores de la pastoral enfatizan las circunstancias "especialmente delicadas" en las que se produce el incremento del paro dentro de la comunidad, "cuando aún no se había consolidado suficientemente el comienzo del desarrollo industrial, y los sectores tradicionales de nuestra economía se hallan inmersos en un proceso crítico de modernización y adaptación".

Tras afirmar que las soluciones técnicas al problema exceden el marco de sus competencias, los obispos gallegos sugieren como "criterios ético-sociales" la extensión del subsidio de paro a quienes buscan su primer empleo y la firma de un pacto social en el que se implique a la Administración pública en todos sus niveles.

Los deberes de las partes implicadas incluirían, según los responsables eclesiásticos, el fomento del "ahorro productivo" por parte de la Administración; el mantenimiento de la vocación de empresario y una autolimitación en el uso de sus derechos laborales por parte de los trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de septiembre de 1984