Reducida asistencia e incidentes aislados en las tres manifestaciones de la Diada celebradas en Barcelona

Unas 40.000 personas participaron ayer en las tres manifestaciones que se celebraron de forma separada en Barcelona en conmemoración del Onze de Setembre, fiesta nacional de Cataluña. A las manifestaciones asistieron casi exclusivamente militantes de partidos, sindicatos y entidades convocantes. De las tres comitivas -que en la práctica se convirtieron en una sola marcha- la más numerosa fue la formada por la Crida y por diversos grupos independentistas entre los que destacaban mayoría de jóvenes. Al finalizar la manifestación se produjeron enfrentamientos con la policía, que practicó 20 detenciones.

Más información

La primera comitiva estuvo presidida por los líderes de los partidos de izquierda con representación parlamentaria, entre los que se hallaban el alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, el vicepresidente del Parlament, Isidre, Molas, y el de la Diputación de Barcelona, Antoni Dalmau. Junto a ellos estaban los socialistas Raimon Obiols, Anna Balletbó, Lluís Armet, y Josep Sala, los comunistas Gregorio López Raimundo y Antoni Gutiérrez Díaz, el republicano Albert Alay y los dirigentes de los sindicatos UGT y CC OO, Justo Domínguez y José Luis López Bulla, respectivamente.Portaban una gran bandera catalana con el lema de su convocatoria, "por el pleno autogobierno, la paz y el trabajo". Estos eslóganes fueron ampliamente superados por las bases de estos mismos partidos. Las juventudes socialistas, por ejemplo, mostraban una gran pancarta contra la OTAN y por el derecho a la autodeterminación. Los gritos contra la OTAN fueron tina de las características comunes a todas las marchas.

El grupo de Esquerra Republicana estaba encabezado por un cartel con la palabra autodeterminación. El secretario general de ERC, Heribert Barrera fue, probablemente, uno de los dirigentes políticos que mayores simpatías despertó entre el público que contemplaba a los manifestantes desde las aceras de la Ronda de Sant Pere. Algunos sectores de este público increparon a los socialistas, pero no se produjeron incidentes.

Polémica de cifras

En esta manifestación participaron, según sus organizadores, unas 15.000 personas, cifra a todas luces exagerada. El grupo más numeroso fue el que les seguía, tras una gran pancarta con la leyenda "autodeterminació". Esta concentración estaba compuesta por las entidades adheridas a la convocatoria formulada por la Crida a la Solidaritat en Defensa de la Llengua, la Cultural i la Nació Catalanes.

Esta manifestación estaba también compartimentada en varios grupos. De ellos, los dos primeros, estaban formados por varios millares de jóvenes de edades comprendidas entre 16 y 25 años. En el segundo de estos bloques desfilaron muchos de los participantes en la concentración independentista celebrada por la mañana en el Fossar de les Moreres, a la que asistió el diputado de Herri Batusana Jon Idígoras, que fue recibido con gritos favorables a ETA.

Según Angel Colom, portavoz de la Crida, en su manifestación participaron 30.000 personas. Los organizadores de la concentración que les seguía, la convocada por la Entesa de l'Esquerra Catalana y el Partit dels Comunistes de Catalunya (PCC), sostenían que su cortejo era el más numeroso, aunque nadie compartía esta opinión. Al frente de ellos desfilaron Joan Ramos, Pere Ardiaca y Alfredo Clemente, por el PCC, Jaume Nualart e Ignasi Fina por EEC, entre otros.

Veinte detenidos

En los cortejos de la Crida, de la Lliga Comunista Revolucionaria y de Nacionalistes d'Esquerra participaron grupos con tambores y muñecos que ridiculizaban a Ronald Reagan, Jordi Pujol, Felipe González y Manuel Fraga.

Los incidentes ocurridos al finalizar las manifestaciones se saldaron con la detención de 20 jóvenes y con diversos manifestantes heridos por la actuación policial. Tres policías nacionales resultaron heridos levemente en estos incidentes. Tres jóvenes, Joan Herrera Joancomartí, de 19 años, Santiago Riera Mora, también de 19 años, y Antón Antich Martí fueron detenidos hacia la 13.30 horas, durante la manifestación que partió del Fossar de les Moreres, cuando intentaban retirar una bandera española colocada en la sede social de la empresa Hidroeléctrica de Cataluña en la avenida del Portal de l'Angel. En el transcurso de este incidente fueron lanzados dos cócteles molotov contra la entidad, sin que se produjeran daños de consideración.

Las detenciones restantes se produjeron en los incidentes que a partir de las 19 horas protagonizaron diversos grupos de manifestantes independentistas en lo alrededores del monumento a Rafael Casanova. Los manifestantes atravesaron dos coches en la calle Alta de Sant Pere, colocaron una barricada en la Ronda de Sant Pere y quemaron una bandera norteamericana en el cruce de la calle Bruch con la Ronda de Sant Pere.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de septiembre de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50