La Nuova Compagnia di Canto Popolare, propulsora de la música popular italiana

El recital de hoy en el Cuartel de Conde Duque de Madrid será gratuito

La Nuova Compagnia di Canto Popolare es uno de los más importantes grupos de renacimiento de la música popular italiana. Sus 17 años de existencia, su extensa discografía y la infinidad de actuaciones en todo el mundo así lo confirman. Durante el mes de agosto han efectuado una gira por más de 10 ciudades españolas, en la que numeroso público que no los conocía ha aplaudido su fuerza, rigor y calidad. Hoy vuelven a presentarse en Madrid, donde su recital tuvo que ser suspendido a la mitad a causa de la lluvia. Actuarán a las 22.30 horas en el Cuartel del Conde Duque, con entrada gratuita.

El nacimiento de este grupo italiano se remonta a 1967, cuando cinco jóvenes universitarios napolitanos -hoy son siete los integrantes del grupo, ya no tan jóvenes- decidieron recuperar los cantos del sur de Italia en el contexto de un renacimiento de la música popular italiana que fue bautizado en general con el nombre de riproposta."Para nosotros", dice Corrado, Sfogli, director del grupo, "el término riproposta tiene un, sentido particular. No se trata de hacer un trabajo arqueológico, de repetición de lo que hacían los cantantes populares, sino que creemos que es más importante desentrañar, a través de la puesta en escena y la interpretación, el significado que tíene hoy día ese canto".

La 'riproposta' italiana

La riproposta italiana tiene su origen en los movimientos culturales de posguerra, con el surgimiento de grupos como el el Cantacronache (Turín) y el Nuovo Canzionero Italiano (Milán), a finales de los años, cincuenta, en los que a demás de cantantes y músicos participaron musicólogos e intelectuales como Roberto Leydi, Dario Fo e Italo. Calvino, entre otros. "El intento, cultural de la inteligencia italiana por recuperar el canto.popular fue un fenómeno más del norte que del sur de Italia. La problemática de ambas zonas es totalmente diferente, no es sólo un problema geográfico, sino también político e histórico. Como consecuencia de ello, la música popular discurrió por distintos caminos. El papel de esos intelectuales fue importante, aunque en nosotros quien más influencia tuvo fue Roberto de Simone, con el que trabajamos durante un tiempo. Ellos contribuyeron a recuperar una tradición. que estaba rota , sin continuidad, ayudando a en tender lo quelabía detrás de ella".El trabajo de la Nuova Compagnia di Canto Popolare se basa en un estricto respeto por las canciones tradicionales, en textos y melodías, y una interpretación de absoluta modernidad.

"La cultura popular italiana", dice Fausta Vetere, "ha estado siempre marginada, sobre todo en las zonas sureñas, porque lo que dominaba era la ignorancia, la falta de conciencia de los problemas. Intentamos descubrir un Nápoles distinto al que siempre se nos ha mostrado a través de la canción romántica napolitana, creada en los cafés en los dos últimos siglos. Hoy, la interpretación de la música popular puede servir para muIchas cosas: como lectura, de la historia, comprensión de la realidad y descubrimiento de la sensibilidad que hace vivir a la gente. Saber lo que ha significado para poder saber lio que está pasando en la actualidad a través de esa sensibilidad".

El trabajo sobre el escenario de la NCCP ofrece un doble interés, musical y escenográfico. "Lo más importante", comenta Giovanni Mauriello, cantante solista del grupo, "es la tensión que se crea entre nosotros y el público, y para ello tienen igual importancia la música y el gesto. En la música popular napolitana hay un elemento muy importante, que es la gestualidad. A través del gesto se daba un doble sentido a las canciones, que así podían expresar cosas que de otra manera no hubieran sido permitidas. Era una forma de romper la dominación extranjera, y nosotros seguimos utilizando ese elemento como parte fundamental de nuestro espectáculo".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS