La desaparición de un mito del espectáculo

Consternación en el cine y el teatro por la muerte de Richard Burton, el actor que nunca se arrepintió de nada

Medios del cine y el teatro recibieron ayer con consternación y sorpresa el inesperado fallecimiento de Richard Burton. El actor galés, que murió el domingo en Ginebra, será enterrado en Suiza y no en su aldea natal de Pontrhydyfen, en Gales, como se informó en un principio. Según comunicó un amigo de la familia, el entierro tendrá lugar el jueves en la ciudad suiza de Celigny, donde Burton vivió durante 24 años. "Richard vivió en Suiza desde mediados de los años 50 y quería ser enterrado ahí, cerca de su casa y de su mujer", puntualizó su agente. Richard Burton, de vida agitada y salud minada por el alcohol, tuvo grandes ausencias en el cine y en el teatro. "Sólo puedo repetir con Edith Piaf je ne regrette rien" (No me arrepiento de nada), dijo el actor recientemente.

Más información
Una imagen del pasado
La escuela de la humanidad
Richard Burton a Elizabeth Taylor: "Si me dejas, tendré que matarme"

Los vecinos de Pontrhydyfen corrieron ayer las cortinas de sus ventanas en homenaje al actor Richard Burton, nacido en esa localidad del País de Gales hace 58 años. El sábado próximo se celebrará un funeral en su memoria en la capilla metodista de esta pequeña aldea minera. Según Valerie Douglas, quien ha sido agente de Burton durante 34 años, se está organizando la movilización de la familia del actor a Suiza para el entierro, que se realizará tras una pequeña ceremonia privada, al que asistirán las dos hermanas y el hermano de Burton, que viven en Gales. "Sería un alivio que el entierro no se celebrase aquí", había dicho ayer una de las hermanas de actor fallecido. Su hermano Verdun, de 68 años, recordó que a medida que Richard se iba haciendo mayor necesitaba más el contacto con su tierra natal. "Siempre se mostró orgulloso de ser galés y, por eso, siempre usaba en su ropa algo de color, rojo. El galés fue su primera lengua y siempre la utilizaba para hablar con nosotros".Ayer pudo confirmarse que Burton falleció en el hospital cantonal de Ginebra, cuando los médicos intentaban practicarle una intervención quirúrgica, para eliminar el coágulo de sangre formado por la hemorragia cerebral.

Liz Taylor, desconsolada

Fuentes relacionadas con la familia informaron que la actriz inglesa Elizabeth Taylor, con quien el fallecido actor estuvo casado dos veces, no asistirá al entierro. La noticia de la muerte de su ex marido le fue comunicada, según la agencia Reuter, por Sally Hay, la quinta esposa de Burton. Elizabeth Taylor se encontraba en California en compañía de Maria Burton, la hija que adoptaron, y Christopher Wilding, uno de los otros tres hijos de la actriz de otros matrimonios. "Ellos están sumamente consternados", informó la asistenta de la familia, entre lágrimas. Burton y Taylor protagonizaron hace unos meses en Broadway la obra de Noel Coward, Vidas privadas. La actriz comunicó que próximamente hará declaraciones a la prensa, pero que ahora se siente desconsolada.Richard Burton era muy conocido y apreciado en el pueblo suizo donde residía. "No se ocultaba, era sencillo", comentó un vecino. Otro dijo que Liz Taylor visitó muy pocas veces Celigny. "Es demasiado sofisticada para este lugar, tranquilo", agregó. "Él solía venir aquí con sus amigas hasta que se casó de nuevo". El quinto matrimonio de Burton fue hace un año, con Sally Hay, de 36 años.

Burton solía pasar dos o tres meses al año en Celigny, en la villa que compró en 1957 y que llamó País de Gales. El actor británico John Hurt, quien hace poco terminó de rodar con Burton la versión fílmica de la novela de George Orwell, 1984, se encontraba en una residencia vecina cuando Burton murió. Cenaron juntos el viernes y, según Hurt, Richard Burton se encontraba en perfectas condiciones. Al parecer, tras su última película, los médicos le habían recomendado una temporada de descanso.

La agitada vida de este actor y su debilidad por el alcohol minaron durante mucho tiempo su salud. Hace un año había dejado de beber. Ya no podía actuar; como hacía antes, si había ingerido alguna bebida alcohólica. En una de sus últimas entrevistas, concedida mientras filmaba Wagner, dijo no arrepentirse de su participación en películas mediocres, ni de las largas ausencias de la pantalla y el escenario teatral. "Sólo puedo repetir con Edith Piaf, je ne regrette rien" (No me arrepiento de nada).

A pesar de que solía repetir que estaba semirretirado, tenía una apretada agenda. Había finalizado hace unas semanas la filmación de 1984. Tenía planeado ir a Berlín próximamente para el rodaje de Las ocas salvajes 2, con Laurence Olivier. Luego asistiría a una nueva versión filmica de El americano impasible, basada en la novela del mismo título de Graham Greene. Su desaparición ha causado conmoción en los medios artísticos. El gran actor británico del teatro shakespeareano, John Gielgud, de 80 años, ha afirmado que Burton "tenía un enorme talento". "Escogió una manera disparatada de desperdiciar su carrera teatral, pero es cierto", reconoció, "que se hizo mundialmente célebre gracias al cine". El actor Victor Mature, que trabajó con Burton en La túnica sagrada, lo ha calificado de "monstruo perfeccionista" y la actriz, Olivia de Havilland ha declarado que "era un hombre excepcional, pero poseía un espíritu tormentoso".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS