Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la CEOE amenaza con no suscribir el acuerdo si no se modifica la política financiera

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), José María Cuevas, advirtió ayer que la organización empresarial no suscribirá el Acuerdo Económico y Social (AES) 1985-1986, si se mantienen las profundas discrepancias que separan las posturas de CEOE y del Gobierno. Cuevas afirmó que la mayor parte de las medidas que se están poniendo sobre la mesa por parte de los responsables económicos no son de empleo e inversión, sino de agresión al empleo y a la inversión".El presidente de la patronal calificó de "reuniones poco serias, que sólo crean espectativas falsas" a los encuentros que vienen celebrando los interlocutores con el Gobierno y destacó los puntos de tensión entre las propuestas presupuestarías adelantadas por los representantes del Gobierno y las tesis defendidas por la organización empresarial. Volvió a insistir en la escasez de recursos destinados a la inversión y en que las previsiones económicas dan márgenes de financiación para el sector privado muy pequeños.

José María Cuevas manifestó que por parte de la CEOE se había remitido al Gobierno unas "ideas presupuestarias, para que ya nunca puedan argumentar que no se nos dice de donde recortar y donde aumentar cada partida". Las palabras de Cuevas son una clara referencia a comentarios efectuados, en varias ocasiones, por el presidente del Gobierno, Felipe González, en este mismo sentido.

Alternativa presupuestaria

El documento de la CEOE, que consta de 77 páginas y que fue entregado el pasado miércoles al Ministro de Trabajo, contiene una serie de orientaciones de cara a la distribución de los Presupuestos Generales. En él, según explicó José Luis Cerón, miembro de la junta directiva de la CEOE, se admite un incremento del déficit hasta el 5,5% del producto interior bruto (PIB) y un aumento de la presión fiscal de medio punto en 1984 y otro medio en 1986. También se comparte un aumento de las prestaciones sociales del 11,3 %. Donde la patronal entiende que deben recortarse los gastos es en el capítulo de las empresas públicas. José Luis Cerón afirmó que si no podía cortarse la sangría de las pérdidas, había que cerrarlas.Los gastos de consumo (salarios, compras y consumo de capital fijo) deben crecer, de acuerdo con la propuesta de la CEOE, un punto por debajo de la inflación esperada como objetivo para los dos próximos años. A juicio de José Luis Cerón, las previsiones presupuestarias del Gobierno repiten los mismos errores de los últimos años, basados en el aumento del gasto.

José María Cuevas aclaró que en las reuniones celebradas hasta ahora no se habían aclarado las dudas de la patronal y no se habían satisfecho sus demandas de mayor información. "El Gobierno", dijo, "ha dado la callada por respuesta a nuestra petición de que se nos diera a conocer el presupuesto de la Seguridad Social". El presidente de la CEOE argumentó que había que hablar sobre si se administraba bien o mal un país, "y la sensación es que se administra mal". Y refirió una anécdota sobre la actitud de los responsables económicos. De acuerdo con sus palabras el secretario de Estado de Hacienda, José Borrel, había comparado las tareas recaudatorias con una batida sioux. Cuevas dijo que se le podría contestar con otra frase clásica en las películas de indios: "Yo que tú, no lo haría forastero".

El secretario general de la CEOE, Juan Jiménez Aguilar que encabeza la delegación patronal en las negociaciones del acuerdo, mostró su escepticismo sobre las reuniones celebradas. "No hemos avanzado nada", dijo, "y de mantenerse esta situación, no creo que sea posible pacto alguno". Jiménez Aguilar repitió que había discrepancias entre las palabras de Felipe González y las posturas del Gobierno en la mesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 1984

Más información

  • Cuevas califica de agresión a la inversión las previsiones presupuestarias