Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La informatización no cambiará el papel del creador ni del editor, según John Hanley

El papel del creador y del editor en el mundo de los ordenadores no sufrirá variaciones sustanciales, si bien al producirse una mayor divulgación y una producción más barata, el lector "tendrá que confiar aún más en el editor", afirmó el editor norteamericano John Hanley en el encuentro que, sobre La edición, hoy, se clausuró ayer en la Universidad Menéndez Pelayo. En las sesiones de trabajo intervinieron también el editor italiano Giovanni Ungarelli, el alemán Lothar Menne y el español Julián Viñuales.El desarrollo de la creación y edición en un mundo informatizado no originará cambios en el proceso creativo ni en el editorial, en opinión de Hanley, para el que la "era de los ordenadores" influye únicamente en los aspectos de reproducción y distribución. Destacó el conferenciante, no obstante, cómo los ordenadores "ponen a disposición del público servicios más eficaces y baratos de divulgación, lo que", precisó, "creará serios problemas al lector para seleccionar lo que le interesa. Este, añadió Hanley, "deberá confiar aún más en el editor" si quiere moverse en el "océano de información" que la aplicación de las nuevas tecnologías producirá. Hanley propuso, también, y al objeto de atajar la proliferación de las acciones de piratería editorial, una colaboración estrecha entre editores y gobiernos con la adopción de medidas internacionales.

El editor milanés Ungarelli planteó en el encuentro, en cuya organización ha colaborado la federación de gremios de editores de España, los últimos avances en técnicas de aproximación al comprador, partiendo de su experiencia concreta. Ungarelli señaló que el hecho de tener que enfrentarse a una fuerte crisis en el sector editorial, crisis que, precisó, "no es del sector editorial sino general y que, por tanto, incide en ese sector pero cualquier otro", ha determinado la "necesidad de modificar la tendencia a la reducción de ventas y adoptar medidas para la recuperación del lector joven". Para el editor italiano, la diferencia que separa al mundo editorial de su país y al español reside en la ausencia de España de la CEE.

Ediciones de bolsillo

Más de la mitad de los libros de bolsillo que se editan en la República Federal de Alemania son obras originales o traducciones que o han sido publicadas en las colecciones tradicionales, según explicó Menne, director de una de las principales editoriales alemanas especializadas en colecciones de bolsillo. El conferenciante des tacó el cambio sustancial que se ha producido en el mundo editorial en relación con ese tipo de ediciones que "primeramente eran vistas como el hijo bastardo de la edición, y cuyo único objetivo era el de vender ediciones baratas de obras que ya habían estado en el mercado anteriormente". Este cambio estaría determinado, en el caso alemán, por la concentración de capital de la industria editorial y el desarrollo de una dura competencia entre los grandes representantes del sector, unido al hecho de que "con la edición de bolsillo se gana mucho más dinero".Menne señaló que en la actualidad se publican en la RFA 700 títulos al mes en colecciones de bolsillo, de los que entre 450 y 500 son obras de temas generales, estando dedicados el resto a géneros específicos. El conferenciante precisó que son los países anglosajones los que tienen una mayor tradición en la edición de libros de bolsillo, modalidad que conoció un gran desarrollo a principios de siglo en Inglaterra y en Estados Unidos. En este país, a diferencia de la RFA, según Menne, la creación de colecciones de bolsillo no procede del campo editorial del libro, sino del de las revistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de julio de 1984