Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad Económica Europea estudia conceder ayudas a la flota pesquera española

La Comunidad Económica Europea (CEE) ha comenzado-a flexibilizar su postura en el capítulo de pesca en las negociaciones para la adhesión de España y, además, comienza a proponerse en serio ayuda comunitaria importante para la reestructuración de la flota española. Si los 10 años de período transitorio parecen difíciles de cambiar, según indicaron fuentes comunitarias, se está contemplando que este período no sea prorrogable, como en la anterior postura. En materia de pesca en países terceros se está buscando una fórmula para que España pueda conservar su actual nivel de pesca.

Asimismo, se crearía una zona de pesca exclusiva para España, con cuotas y cupos de conservación de especies, en las 200 millas españolas. En cuanto al acceso de los pescadores españoles a ¡as aguas de los diez, se mantendría en un nivel ligeramente superior al actual, consagrando el principio de la progresividad (y no la regresividad, que ha sido la norma en los últimos años), aunque no se traduzca en grandes logros en la realidad. Se mantendría un régimen de licencias, pero flexibilizado con los años.La mayor novedad de las actuales discusiones es, quizá, la toma de conciencia por parte de los diez respecto a que la CEE tiene que aportar fondos importantes para la reestructuración de la flota pesquera-española, incluidas sus incidencias sociales. Todos estos pasos están aún muy alejados de las peticiones españolas.

Y no está garantizado, por motivos de estrategia negociadora, que ésta sea la postura que la

CEE presentó a España en la sesión de negociación del 23 del presente mes de julio. La Comunidad Económica Europea podría reservarse estas aperturas hasta el próximo otoño.

Para preparar esta sesión, el secretario de Estado para las Relaciones con la CEE, Manuel Marín, celebrará, indican fuentes comunitarias, una reunión de trabajo el próximo martes, en Bruselas, con la presidencia irlandesa de la CEE y con la Comisión Europea. Los comunitarios quieren que España presente sus contrapropuestas en materia de desarme arancelario para la industria y en agricultura antes de esta sesión, para revisarlas y prepararse.

Excedentes vinícolas

España, por el momento, parece no querer negociar la agricultura mientras no haya una oferta de los diez sobre vino y aceite de oliva. Hay ya tomas de postura de la Comisión, pero son los Estados miembros los que negocian. Entre los negociadores comunitarios se ha empezado ya a abordar la cuestión del vino, que enfrenta actualmente a Italia y a Francia.

Esta última quiere un sistema estricto para toda la Comunidad Económica Europea, que evite la producción de excedentes vinícolas.

Italia, por el contrario, preferiría imponer unas disciplinas a medida para España. El debate puede ser largo y dificil. Y será una de la cuestiones que, sin duda, abordará Marín el próximo martes.

Por otra parte, la Comunidad Económica Europea tiene la intención de presentar, el 23 de julio, una oferta a España sobre el capítulo institucional. El problema central, discutido sin resultado aún por los embajadores permanentes de los diez países miembros, estriba, no en los votos a otorgar a España, sino en qué número de votos en el Consejo de Ministros puede bloquear una decisión.

En otras palabras, tras,la adhesión de España y Portugal, ¿bastan dos países grandes para bloquear una decisión o necesitan aliarse con otra pequeña nación?

Y por supuesto, sigue sin resolverse la cuestión de si la nueva Comisión Europea contará con un comisario por país o los grandes Estados tendrán derecho a dos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de julio de 1984

Más información

  • La CEE flexibiliza su postura en la negociación del capítulo de pesca