Brasil concede a Argentina la extradición del dirigente 'montonero' Mario Firmenich

El Tribunal Supremo de Justicia de Brasil decidió ayer conceder a Argentina la extradición del máximo líder del Movimiento Peronista Montonero, Mario Firmenich. La Corte Suprema brasileña impuso, sin embargo, condiciones a Argentina para concretar la extradición, y sólo aceptó tres de las seis acusaciones formuladas contra el líder montonero por la justicia de su país.

Argentina tiene un plazo de 60 días para disponer de Firmenich, quien está detenido en Brasil desde hace cuatro meses, después de que las autoridades de Buenos Aires solicitasen su extradición.La extradición será concedida si Argentina se compromete formalmente a no juzgar a Firmenich por las acusaciones de asociación ¡lícita para actuar en el campo de la lucha militar. No podrá ser juzgado por posesión de armas, explosivos de guerra y documentación falsa. La Corte Suprema brasileña considera que esos delitos pueden ser considerados como delitos políticos y no demuestran que Firmenich participase en actos delictivos.

La justicia brasileña sí admitió, sin embargo, como posibles delitos que no pueden ser considerados enteramente políticos las acusaciones de homicidio, intento de homicidio con lesiones corporales y secuestro resultante en muerte.

Argentina debe comprometerse también, por vía diplomática, a no condenar a Firmenich a más de 30 años de prisión, que es la pena máxima prevista por las leyes brasileñas en tiempos de paz. Esta condición se impuso porque los crímenes que se le imputan a Firmenich pueden ser castigados en Argentina con penas superiores.

No habrá recurso

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El abogado de Firmenich, el brasileño José Paulo Sepúlveda, declaró ayer que no cabe la posibilidad de presentar un recurso contra la sentencia del Tribunal Supremo.

La justicia argentina acusa a Firmenich del asesinato del empresario Agustín Soldatti y del cabo de la policía federal argentina Ricardo Durán, cometidos el 13 de noviembre de 1979.

También se le acusa del intento de asesinato, el 7 de noviembre de 1979, del entonces secretario de Hacienda, Julio Aleman, quien fue víctima de un atentado en el que resultó herido uno de sus guardaespaldas.

Asimismo, la justicia argentina implicó a Firmenich en el intento de secuestro de los hermanos Jorge y Juan Born en el que murieron sus guardaespaldas Alberto Bosh y Juan Carlos Pérez, en 1975. El Movimiento Montonero reivindicó todos estos atentados.

Según la defensa de Firmenich, no existen pruebas concretas ni testigos de que el líder montonero participase en esos atentados ni tampoco de que fuese su instigador. Firmenich asumió la responsabilidad de todos los actos de los montoneros como secretario general de la organización armada peronista, cargo que dice ostentar todavía.

En las últimas semanas, según informa la agencia France Presse, numerosos personajes políticos brasileños, entre ellos el gobernador del Estado de Río de Janeiro, Leonel Brizola, habían pedido que la justicia brasileña rechazase la demanda de extradición de las autoridades argentinas y expresaron su solidaridad con Firmenich.

El Gobierno argentino ha pedido también a Brasil la extradición de otro dirigente montonero, Fernando Vaca Narvaja, refugiado en Brasil, que no ha sido hasta el momento detenido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS