Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El ataque al empresario

En el paquete de medidas preparado por el actual Ministerio de Trabajo no hay una sola que pueda considerarse positiva. Se ocupa del tema del empleo, pero, ¿qué se le ocurre como primera providencia?: prorrogar la normativa anterior sobre contratación temporal, texto que él mismo había contribuido a empeorar al establecer un Pasa a la página 10 Viene de la página 9 mínimo de duración de los contratos de seis meses (antes tres) y un máximo de dos años (antes tres). Por otra parte, promulga un decreto para estimular la contratación por tiempo indefinido con tantas cortapisas que es imposible acogerse a él.Con las cotizaciones a la Seguridad Social pasa lo mismo: se airea que la cotización baja 1,5 puntos por contingencias generales, pero no se ventila que aumenta 0,5 puntos la cotización por desempleo. Como las bases se han incrementado entre un 8% y un 14%, la carga de la Seguridad Social no ha bajado, sino todo lo contrario. Y Trabajo se ha lucido con los incrementos de cotización para los trabajadores autónomos y otros colectivos: además de subírseles las bases mínimas y máximas, se les obliga a adherirse a la asistencia sanitaria, aunque para muchos ello signifique un pago sin contrapartida, por un período de carencia de seis meses. Y no se les arreglan las desventajas de su régimen de jubilación. Con todo ello, el Gobierno olvida que los empresarios autónomos son los principales sostenedores del empleo en nuestro país y el daño que genera esa actitud contra ellos. La persecución a la empresa privada prosigue, pues, en todas sus formas, y con ella el deterioro del empleo. / Miembro de la patronal SEFES.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de febrero de 1984