Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRENSA

Tres periodistas argentinos obtienen, con un libro sobre la guerra de las Malvinas, el I Premio de Periodismo Ortega y Gasset

El I Premio de Periodismo Ortega y Gasset, dotado con un millón de pesetas, ha sido concedido a tres periodistas argentinos, autores de un trabajo en equipo sobre la guerra de las Malvinas. Los galardonados son: Oscar Raúl Cardoso, de 34 años; Ricardo Kirschbaum, también de 34 años, y Eduardo van der Kooy, de 32. Los tres trabajan en el diario bonaerense Clarín. El Premio de Periodismo Ortega y Gasset fue convocado por Promotora de Informaciones, Sociedad Anónima (PRISA), empresa editora del diario EL PAÍS, con motivo del centenario del nacimiento del filósofo español. Podían optar a él los artículos, reportajes e informaciones -escritos o fotográficos- firmados, aparecidos en diarios o revistas en lengua española en cualquier país del mundo dentro del año 1983. Se exceptuaban los publicados en el diario EL PAÍS de España. El original premiado apareció el 15 de septiembre de 1983 en la revista La Semana, de Buenos Aires.

El jurado, ha concedido este premio a los tres jóvenes periodistas "por constituir una brillante tarea de periodismo de investigación".De acuerdo con la convocatoria del premio, el jurado estuvo compuesto por las siguientes personas: el consejero delegado de Promotora de Informaciones, Jesús Polanco, que actuó como presidente; el director de EL PAÍS, Juan Luis Cebrián; -el director gerente de PRISA, Javier Baviano; el consejero de Administración Manuel Varela; los directores adjuntos de EL PAIS Augusto Delkáder y Antonio Franco; los subdirectores Jesús de la Serna, Eduardo San Martín, Julio Alonso y Miguel Ángel Bastenier, y el secretario del Consejo. de Administración de PRISA, Juan José de Carlos, que actuó de secretario.

El trabajo premiado, que se publicó como avance de un libro publicado por la editorial argentina Sudamericana-Planeta bajo el título Malvinas. La trama secreta, comenzó a fraguarse en la madrugada del 2 de abril de 1982 cuando sus autores esperaban en la Redacción del diario Clarín, en Buenos Aires, que se confirmara la invasión de las Malvinas por el Ejército argentino, informa desde Buenos Áires nuestro corresponsal José Luis Martín Prieto. Durante el conflicto, los tres fueron acumulando informes reservados, documentos, relatos de testigos y sus experiencias personales (uno de ellos, Cardoso, cubrió la información desde el escenario de la guerra, así como desde Washington y Nueva York). Luego entrevistaron a funcionarios y testigos y, finalmente, en septiembre de 1982, empezaron a escribir. Dar forma a más de 300 páginas, como informaba La Semana al publicar un extracto de su trabajo, les llevó 11 meses.

El premio -un emblema artístico y un millón de pesetas- será entregado en Madrid el 9 de mayo de 1984, fecha del nacimiento de José Ortega y Gasset.

"Desde el momento de la invasión de las islas Malvinas los tres tuvimos muy claro que aquello era una aventura de la Junta Militar en el poder para adquirir la legitimitidad de que carecía. Ninguno estimamos que la ocupación del archipiélago constituyera sustancialmente una gesta anticolonial, ni que las Fuerzas Armadas argentinas se hubieran convertido, de la noche a la mañana y de verdad, en el brazo armado de la nación".

Diez días después del inicio del conflicto, Óscar Raúl Cardoso, corresponsal diplomático del diario Clarín, partía para Nueva York destinado provisionalmente por su periódico ante las Naciones Unidas, tras su infructuoso y accidentado viaje aéreo a las Malvinas. La víspera de su marcha, con sus compañeros Ricardo Kirschbaum y Eduardo van der Kooy, jefe y subjefe de edición nacional en el mismo diario, meditaron en la necesidad de relatar extensamente aquella aventura que empezaba.

Tras 64 días de vivir y elaborar la información del conflicto desde Nueva York y Buenos Aires, volvieron a reunirse en su Redacción y confeccionaron una cronología de aquellos sucesos. Sobre el papel comenzaron a escarbar en busca delos datos ocultos: acumulación de textos diplomáticos y militares inéditos por censura, medrosidad o elevada especialización y elaboración de entrevistas grabadas o anotadas con los principales protagonistas americanos.

"Nuestro libro tiene un fallo explicable, aunque no justificable: no entrevistamos a los líderes británicos. Detectamos, la importancia de la diplomacia subterránea estadounidense en la argentina, el peso de su lobby económico, aquí, y fuimos a hacer preguntas a Estados Unidos. No nos quedó un peso para viajar también al Reino Unido, aunque teníamos importantes entrevistas aceptadas en Londres".

Trabajaron algo más de 11 meses durante fines de semana y negociando con sus jefes de redacción algún viaje por el continente, en el que simultanearon el trabajo propio con el que le debían a su diario. Hastados meses antes de entregar su último capítulo carecieron de editor o financiación previa.

Los tres periodistas utilizaban fuera de sus horas de trabajo los videoterminales de su diario, hasta altas horas de la noche, hasta el cierre diario del sistema computerizado de Clarín.

Supervivencia e ideología

Reconocen que la facilidad-dificultad de su investigación, persona a persona, residió en la necesidad de militares y diplomáticos de la dictadura, argentina de salvarse del desastre aportando su interesada versión. "El instinto de supervivencia siempre es más fuerte que el instinto ideológico". Idas y venidas desde y hasta su fuente terminaron ensamblando el texto del libro.Una vez editado, sólo ha tenido un mentís. El general estadounidense Vemon Walters negó que el entonces triunviro, almirante Jorge Isaac Anaya, rendidas las Malvinas y con su hijo preso en ellas, pidiera a Washington encarecidamente su inmediata repatriación. Sólo en esta ocasión los autores revelaron la fuente de su información, para corroborar su escrito. Ni el hijo del almirante Anaya, por lo demás un prestigioso teniente del Ejército de Tierra, ha escrito una simple carta rechazando la imputación.

Posteriormente, el denominado infonne Rattembach (comisión militar argentina que investigó la derrota y recomendó la pena capital para el ex presidente Galtieri y el almirante Anaya) vino a corroborar indirectamente las líneas maestras del libro de estos tres periodistas solitarios, que, como siempre, entregaron el libro a su editor con 52 días de retraso sobre la fecha tope establecida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de febrero de 1984