Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fraude de la Zona Franca llegará el 8 de febrero ante el Supremo

El próximo 8 de febrero, ante la sala segunda del Tribunal Supremo, se verá el recurso de casación interpuesto contra la sentencia dictada en torno al fraude del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona. El recurso está planteado por los letrados de los procesados José Luis Bruna de Quixano y Rafael del Barco. El primero ha sido condenado a 23 años de prisión por malversación y falsificación, y el segundo a dos años y ocho meses. El fraude del Consorcio de la Zona Franca se tramó entre 1975 y 1978, cuando una entidad adquirió 119 fincas para levantar un Centro Integrado de Transportes y Almacenamientos, desembolsando más de 1.250 millones de pesetas. Las primeras investigaciones pusieron al descubierto que 72 de estas fincas eran inexistentes y que el secretario de la entidad, Antonio de la Rosa, así como el ex delegado de la Zona Franca, José Luis Bruna de Quixano, se habían apropiado de las cantidades defraudadas.

La segunda parte del fraude empezó meses más tarde cuando los dos directivos del Consorcio de la Zona Franca se pusieron de acuerdo con el industrial Rafael del Barco para que éste recomprara las fincas inexistentes, por la mitad del dinero desembolsado, es decir por 589 millones de pesetas. Con esto se pretendía enjugar el déficit del ente y hacer desaparecer cualquier huella del fraude.

Las investigaciones se centraron en torno a José Luis Bruna de Quixano, Rafael del Barco y Antonio de la Rosa, el último de los cuales huyó del país. También fue procesado Fernando Serena, propietario de una tienda de automóviles de Barcelona, quien entre 1976 y 1978 vendió al rebelde Antonio de la Rosa 42 vehículos, beneficiándose de esta manera del delito. Serena fue condenado a dos años y 10 meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 1984