Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez acusa al gobernador civil de Tarragona de revelar datos del sumario

La desaparición y asesinato de María Teresa Mestre ha provocado un rosario de acusaciones y enfrentamientos con el gobernador civil de Tarragona, Vicente Valero, al que un magistrado acusó ayer de revelar datos del sumario.El primer enfrentamiento lo protagonizaron los propios familiares de la víctima cuando se enteraron de que el gobernador civil se oponía a la libertad vigilada de Enrique Salomó, alegando que la desaparición podía ser un montaje de la familia para conseguir la evasión del detenido. El gobernador civil argumentó su negativa afirmando también que la libertad bajo vigilancia policial del detenido provocaría un mayor esfuerzo por parte de las Fuerzas de Orden Público de su demarcación.

La polémica entre los familiares de María Teresa Mestre y el gobernador civil se agudizó anteayer, cuando, al tener conocimiento del asesinato de la desaparecida, un amigo íntimo de la familia, el magistrado juez Adolfo Fernández Oubiña, acusó al gobernador de haber puesto trabas a la investigación y de haber mantenido hasta el "último momento que se trataba de un montaje familiar".

Adolfo Fernández Oubiña, un conocido magistrado de Barcelona que cuenta con un largo currículo profesional como experto en derecho penal y procesal, afirmó ayer que "el deber de un funcionario que recibe una denuncia no es calificar el hecho, sino investigarlo. No se puede ir diciendo que una desaparición es un montaje familiar". El magistrado se quejó de la actuación del gobernador, al que atribuye haber dado publicidad a algunos datos considerados importantes por los investigadores.

"Dar publicidad a los datos sumariales es un delito condenado por el artículo 301 de la ley de Enjuiciamiento Criminal. Eso ha pasado con la publicidad que ha dado a la existencia de la carta -el texto que reivindicaba el secuestro y pedía un rescate de 25 millones de pesetas- y de las monedas, que eran importantes pistas policiales", afirmó el magistrado.

En un intento de cerrar la polémica, Adolfo Fernández Oubiña señaló: "Yo no quiero sostener Polémicas con nadie. Apelo al sentido del honor del gobernador civil". "Le pido disculpas si él no ha pensado ni ha dicho en ningún momento que la desaparición de María Teresa Mestre es un montaje. Pero debería pedir disculpas a los hijos y al esposo de la fallecida si así lo hubiera hecho", concluyó el magistrado.

Por su parte, el gobernador civil de Tarragona, Vicente Valero, respondió ayer a las citadas acusaciones con un comunicado oficial en el que asegura que "son ciertamente comprensibles y aún disculpables si se tiene en cuenta la vinculación amistosa y los lazos afectivos que unen al señor Fernández Oubiña con la familia Salomó, que son, estrechos y antiguos desde que el citado señor fue juez en Reus, y suficientes, por tanto, para restar serenidad y objetividad a sus declaraciones".

El comunicado difundido por el gabinete de prensa del gobernador civil de Tarragona indica que "la familia Salomó Mestre sí podría enjuiciar la actitud del Gobierno Civil y calibrar la celeridad, serenidad y discreción con que desde un principio se está actuando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 1984