Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El accidente del 'jumbo' de Avianca en Madrid

Vecinos, Cruz Roja, bomberos, Ejército y policías se volcaron en el rescate

Todas las fuerzas de las diversas policías, bomberos, Ejército, ambulancias, vecinos, radioaficionados, alcaldes de la zona, hospitales, personal de la Cruz Roja y vecinos de Mejorada del Campo, se volcaron ayer desde los primeros momento en el rescate de los heridos y muertos del accidente del avión colombiano. La operación estuvo supervisada por el gobernador civil de Madrid, José María Rodríguez Colorado, quien tuvo ayer palabras de agradecimiento por el espíritu de colaboración y solidaridad mostrado por todos los que intervinieron en la misma. En el mismo sentido se pronunció el general de la Guardia Civil Constantino Gómez. La operación se suspendió ayer a las 19.25 horas, según información de la Dirección General de Protección Civil debido a la escasez de visibilidad. La zona está acordonada y los trabajos se reanudarán hoy.La gravedad del siniestro originó que en las primeras horas se produjera una enorme avalancha de medios. Rodríguez Colorado explicó ayer que se dio aviso inmediatamente a Protección Civil y se pusieron en marcha los dispositivos pertinentes, incluido un plan de avisos a la población, en el que participaron los radioaficionados. Funcionarios del Gobierno Civil y de Protección Civil llamaron a todos los hospitales madrileños, bomberos de la Comunidad de Madrid, de los ayun tamientos que dispusieran de su propio servicio y de la base aérea de Torrejón de Ardoz, y gran número de ambulancias, tanto de la Administración sanitaria como privadas.

Los primeros trabajos se centraron en la extinción de las partes de aparato aún en llamas y en el rescate de los cuerpos y la primera estimación del número de víctimas. Los bomberos tuvieron grandes dificultades para controlar los focos de in cendios. Se pidió ayuda asimismo a las Fuerzas Armadas. Dos heficópteros de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra, del tipo Chinook, colaboraron con el traslado de las víctimas, y hubo que improvisar un pequeño helipuerto a base de allanar un reducido espacio de tierra. El campo de labranza donde cayó el avión se iluminó gracias a grupos electrógenos de gran potencia que aportaron las autoridades de la base aérea de Torrejón.

Los funcionarios del Gobierno Civil y Protección Civil procedieron pasados los primeros momentos de urgencia para poner en marcha la operación, a llamar a las embajadas de los países afectados, República Federal de Alemania, Colombia y Francia, a los que se facilitaron las primeras noticias de lo ocurrido Aún no había transcurrido una hora desde el accidente cuando la noticia, a través de la radio, ya estaba en la calle.

Después de estos primeros trabajos se comenzó la segunda parte de la operación, consistente en el rastreo de la zona del accidente, que se extendía en una longitud de un kilómetro. por si se encontraban otros cuerpos o restos humanos dispersos que hubieran sido despedidos a mayor distancia que los primeros encontrados.

A primera hora de la mañana, miembros del Ejército del Aire realizaban fotografías con el fin de obtener testimonios gráficos que pudieran ayudar a reconstruir el itinerario del avión en su caída.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de noviembre de 1983