Divisiones en Alianza Popular

Los Presupuestos Generales del Estado para 1984 son ya de fabricación socialista, lo cual supone, un giro perceptible en la tuerca de la presión fiscal. Así y todo, falta dinero para que cada uno de los programas sectoriales se sienta inspirado por una ideología de izquierdas, ya que la inspiración general emana del pragmatismo. En el debate parlamentario de ayer, y en el capítulo de Obras Públicas, la oposición conservadora pensaba que se destina poco dinero para inversiones del MOPU, un departamento que, dotado de un presupuesto voluminoso, podría relanzar un sector de la economía. Pero no hay dinero. Estos Presupuestos Generales no pasarán, así a la historia por su suntuosidad, sino por llevar incrustada la anécdota del diputado aliancista Guillermo Kirkpatrik, quien dijo que el Gobierno sólo representa a la España roja. Más, importante, sin embargo, que esa anécdota sería el hecho de que, a través de los debates parlamentarios, se hayan hecho visibles las grietas abiertas entre Alianza, Popular y el PDP, entre la plana mayor de Fraga Iribarne y la tropa compacta de Óscar Alzaga. En ausencia de Fraga, de viaje cinegético por Yugoslavia, el emocional Kirkpatrik, diplomático de profesión, se subió al estrado para recitar sin previo aviso una soflama contra la política exterior del Gobierno socialista, lo que provocó el célebre tumulto y, segundos después, las frases de disculpa que, en nombre del Grupo Popular, dedicaron Herrero de Miñón y Modesto Fraile al presidente del Gobierno. Modesto Fraile, del PDP, manifestó ayer en unas extensas declaraciones las diferencias entre AP y su partido, aunque no drarnatizáse la situación. Quedó claro, sin embargo, que 16 diputados democristianos no asistieron a las reuniones aliancistas en las que se elaboró la estrategia ase guir en el debate por el grupo parla mentario de los Presupuestos Generales. El PDP ignoraba, así, que el diputado Ruiz Gallardón fuera a pedir la supresión del Ministerio de Justicia y hasta, como se dice en medios de AP, vaya a pedirse la de saparición de los departamentos de Administración Territorial y Cultura. "Son cosas de ellos", nos decía ayer en el Congreso un democristia no oscarista. Ellos son AP, y nosotros somos el PDP, un partido con gente muy experta en el difícil arte de per manecer en política mediante alianzas coyunturales. (...), 22 de noviembre

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS