Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Creada una nueva sociedad de garantías reciprocas para el sector agrario

Un total de 31 Cajas Rurales de ámbito comarcal y local (y otras nueve que están gestionando la documentación para adherirse) han constituido una nueva sociedad de garantías recíprocas para el sector agrario con un capital de 100 millones de pesetas, con el fin de cubrir las necesidades de prestación de aval y cauciones en el medio rural, denominada Agroaval.

Según sus fundadores, Agroaval ha surgido por iniciativa del Consorcio Español de Cajas Rurales con el fin de cubrir las necesidades de prestación de aval y cauciones en el medio rural, con unos costes que hagan posible la inversión en el sector agrario. Entre los objetivos más importantes de la citada sociedad destaca el que los precios del crédito, en pesetas constantes, no superen el 12% a corto plazo y el 15% a largo plazo.

En opinión de sus promotores, Agroaval viene a reforzar la solvencia del grupo Consorcio Español de Cajas Rurales respecto a la conversión de riesgos financieros, al tiempo que evita en sus cajas asociadas concentraciones no deseables y mantiene intacta su posibilidad operativa.

Varios organismos oficiales, entre los que se encuentran el Servicio Nacional de Productos Agrarios (Senpa) y el Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA), iniciarán próximamente negociaciones con Agroaval con vistas a participar en la misma. Mientras tanto, el Banco de Crédito Agrícola y el Instituto Nacional de la Pequeña Industria ya han negociado su inclusión en la misma.

Presentado recurso

Agroaval, por su parte, ha solicitado participación a diversas cooperativas del campo, sociedades agrarias de transformación e industrias agrarias y agroalimentarias. Mientras tanto, la Confederación Nacional de Cámaras Agrarias ha presentado un recurso de carácter contencioso-administrativo contra el real decreto del pasado mes de julio por el que se modificó la estructura de la Asociación de Caución para las Actividades Agrarias (Asica), única sociedad de garantías recíprocas que existía hasta el momento en el sector agrario.Mediante esta disposición se amplió el capital social de Asica en 300 millones de pesetas y se dejaban abiertas las puertas para una posible ampliación de 150 millones de pesetas a realizar durante los dos próximos años.

Los 300 millones de pesetas fueron suscritos a partes iguales por el Banco de Crédito Agrícola, el Fondo de Ordenación y Regulación de los Precios y Productos Agrarios (FORPPA) y el Instituto de Crédito Oficial, por lo que las cámaras agrarias perdieron la posición mayoritaria que tenían desde su fundación en Asica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 1983