Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

Maravall replica a las críticas a la ley de Educación

El ministro de Educación y Ciencia, José María Maravall, criticó duramente la ley del Estatuto de Centros del Gobierno anterior y replicó a quienes rechazan la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) en la inauguración del curso escolar 1983-84 que realizó ayer en centros de EGB de tres pequeñas localidades de Ciudad Real (Porzuna, Alcoba de los Montes y Malagón).El ministro estuvo acompañado, entre otros, por el consejero de Educación y Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José María Barreda; el director del gabinete técnico del ministerio, Reyes Mate; la directora general de Enseñanza General Básica, Blanca Guelbenzu, y el inspector general de EGB, Domingo Luis Sánchez Miras.

Maravall señaló en Porzuna que 1983 es un año clave en la política de reforma educativa del gobierno socialista, contando con las medidas ya tomadas, así como con las que actualmente se tramitan. Declaró, asimismo, que la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) quedará aprobada entre diciembre del presente año y febrero del próximo.

El ministro de Educación pronunció un largo discurso en Malagón, en el colegio público Santa Teresa de Jesús, con un salón de actos abarrotado por unos 300 profesores de EGB y de BUP. Maravall dijo que la educación juega un papel de primordial en el logro de los tres objetivos básicos del programa político del Gobierno: Libertad, justicia y progreso.

Privilegios

A propósito del Estatuto de Centros, Maravall señaló que "puede considerarse como el último mojón dentro de una dilatada línea seguida por los poderes públicos españoles, tendentes a preservar los privilegios de la iniciativa privada, a convertir la escuela, privada y pública, en ámbito de adoctrinamiento oscurantista y a despojarla de su función en la transmisión de conocimientos".Respecto a la LODE, el ministro de Educación afirmó que en las próximas semanas se iniciará el debate del texto gubernamental, en el Congreso de los Diputados. "La respuesta social a este proyecto de ley", declaró, "ha desmentido ya esas acusaciones proferidas por los mismos sectores que se han mostrado incapaces de articular una norma legal que respete todos los derechos y libertades de la enseñanza".

El Ministro mencionó también a las fuerzas e iniciativas sociales que surgen espontáneamente, las cuales "son indispensables para que puedan llevarse adelante con eficacia cualquier, política aceptable de Estado". En este sentido, señaló que han recibido el respaldo incondicional de su departamento los movimientos de renovación pedagógica y las escuelas de verano "a las que asisten ya más de 50.000 docentes".

Maravall hizo una mención especial a la Educación General Básica, y señaló que la atención prioritaria en este ciclo ha quedado fijada en la etapa preescolar, aumentando en 17.000 nuevos puestos escolares la oferta para este curso. "La razón de esta preocupación", afirmó, "no obedece sólo a la creciente demanda social de escolarizar a los niños de temprana edad, sino al convencimiento de que el niño que empieza EGB sin haber estado previamente en preescolar, arranca con un déficit que sienta, la base de ulteriores desigualdades". "Un sistema educativo que no reflexiona sobre sí mismo", dijo, "está encadenado al fracaso".

Sobre la oferta educativa financiada por el Estado señaló que debe estar más coordinada y acabar con el caos actual. "Para que los derechos a la creación de centros y a la elección de los mismos por los padres sean libertades al alcance de todos los españoles y no sólo de ciertos grupos sociales privilegiados o de ciertas zonas urbanas, deben insertarse en una programación, general de la enseñanza, en una programación de los recursos públicos, que por ser limitados no pueden despilfarrarse", dijo Maravall.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de septiembre de 1983