_
_
_
_

Un teniente y un soldado guineanos, presuntos asesinos de la monja catalana Carmen Samaranch

Un teniente y un soldado del Ejército ecuatoguineano son los presuntos autores del asesinato el pasado 2 de septiembre de la religiosa española Carmen Samaranch, de 56 años, cuando se encontraba sola en la misión de Ebebiyín, cercana a la frontera entre Camerún y Gabón, según informaron ayer a EL PAIS fuentes españolas que han seguido la investigación del caso. Las autoridades de Malabo someterán en breve a ambos militares, cuyos nombres no han sido dados a conocer, a un juicio sumarísimo, que tendrá lugar en el cine Marfil de la capital ecuatoguineana.

En otro orden de cosas, y sin relación con este tema, el Ministerio de Hacienda ha decidido unilateralmente recortar en más de 600 millones de pesetas los fondos de ayuda a la cooperación con Guinea Ecuatorial que fueron incluidos originariamente en los Presupuestos Generales para 1983, aprobados antes del verano. Esta acción, según pudo saber este periódico, fue lo que motivó la presentación de la dimisión, hace una semana, del director de la Oficina de Cooperación con Guinea Ecuatorial, Ramón Peydró.La religiosa española Carmen Samaranch fue encontrada estrangulada en la madrugada del día 2 por una niña nativa que acudió a la misión, y, según las primeras investigaciones llevadas a cabo, parece que el móvil del delito fue el robo. El funeral por Carmen Samaranch, que fue enterrada por propio deseo en Ebebiyín, se celebró ayer en Madrid en el convento de la Congregación de Jesús y María, al que pertenecía la misionera, oriunda de Cataluña.

La religiosa misionera había nacido en Barcelona, era licenciada en Química y Matemáticas y llevaba más de tres años trabajando en temas de enseñanza y sanidad en la misión de Ebebiyín, con otras tres compañeras, un médico español y varios asistentes nativos. Esta era su segunda misión en Guinea Ecuatorial, de donde tuvo que salir temporalmente cuando tuvieron lugar las persecuciones contra españoles en la etapa del dictador Macías.

Tanto el embajador de España en Malabo, Antonio García Abad, como las autoridades ecuatoguineanas, descartaron desde el primer momento cualquier móvil político en el asesinato y prometieron una investigación a fondo del suceso. El presidente Teodoro Obiang expresó sus condolencias al Gobierno español, al ser la religiosa una de las cooperantes de la ayuda española a la ex colonia, y ordenó una serie de detenciones en toda la zona de Río Muni, que han servido para descubrir a los presuntos autores, cuyos nombres no han sido facilitados todavía.

Recorte de la ayuda española

A la tensa relación existente entre los Gobiernos de Madrid y Malabo, y que aparentemente atraviesa por un período de tranquilidad desde la última visita realizada por Obiang a España en julio, se une ahora la decisión del Ministerio de Hacienda de no cumplir con el compromiso inicial presupuestado de 1.615.771.350 pesetas, monto de la ayuda que este año iba a ser destinada a los gastos de la cooperación y a otros programas de desarrollo en Guinea Ecuatorial.La comunicación de esta decisión a la oficina dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores que lleva la cooperación con Guinea Ecuatorial motivó la dimisión del titular, Ramón Peydró, y el paso de los asuntos de dicha oficina a la Dirección General para África, que tiene al frente al también diplomático Manuel Sassot. El ministro Morán ha ofrecido a Peydró la embajada en Liberia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En fuentes de la cooperación con Guinea Ecuatorial se desconoce de momento la suerte futura que correrá la citada oficina, que, de momento, ha sido asimilada al departamento africano de Asuntos Exteriores. Todos los ministerios implicados en dicha cooperación, menos el de Defensa, han tenido que recortar sus gastos para adaptarlos al nuevo presupuesto de sólo 1.000 millones de pesetas. Defensa ha mantenido In necesidad de contar con el dinero inicial que le correspondía, un 32% del total, para el servicio de los dos Aviocar en Guinea Ecuatorial y del contingente policial y militar destinado en el país con funciones de adiestramiento de las fuerzaecuatoguineanas.

Dentro de unos días se espera la llegada a Malabo de una delegación del Fondo Monetario Inter nacional, encargada por España de negociar la refinanciación de la deuda exterior bilateral, que asciende a unos 50 millones de dólares -unos 8.000 millones de pesetas- y otra española para asegurar la entrega de créditos prometidos para el Fomento de la Ayuda al Desarrollo (FAD) por valor de 900 millones de pesetas.

El Gobierno, que está a punto de cerrar los Presupuestos para 1984, que presentará a las Cortes en octubre, no ha decidido todavía la cantidad que será asignada a la cooperación con Guinea Ecuatorial para 1984, pero, a la luz de lo ocurrido, no se confía que las autoridades económicas del Gobierno sean muy generosas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_