_
_
_
_

Las condiciones para que se realice un plan

Los dos "escenarios-objetivos", como se les denomina en el documento del programa económico a medio plazo entregado por el Gobierno a sindicatos y patronal en las reuniones mantenidas la pasada semana, plantea tres condicionantes para su cumplimiento: la evolución económica internacional, la política económica del Gobierno y los resultados de las negociaciones entre sindicatos y organizaciones empresariales.La propia redacción del documento subraya que se habla de supuestos y que la evolución de las principales magnitudes macroeconómicas se producirá si se cumplen estas condiciones. Así, se indica que en las previsiones reflejadas en los cuadros "se supone que las partes sociales acuerdan una reducción de los salarios reales por persona de 1,5 puntos por debajo de la inflación en el año 1984, de medio punto en 1985 y mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios por persona en 1986".

Más información
El Gobierno logrará situar la cifra de parados por debajo de los dos millones si se cumple el programa económico

Los sindicatos, aunque no oficialmente, ya han mostrado su resistencia a un sacrificio salarial de esta magnitud que el Gobierno considera imprescindible para lograr los objetivos de recuperación económica. Tal como se plantea en el documento, el campo de negociación que les queda a patronal y sindicatos en materia salarial es muy exiguo, al apoyar gran parte de la responsabilidad del cumplimiento del programa sobre sus espaldas. Y ello, a pesar de que el documento haga la consideración de que con esta política "se permitiría unos aumentos reales de la masa salarial global en todos los años, debido a que la creación de empleo más que compensa la caída del salario real por persona que se reduce en los dos primeros años".

Sacrificio salarial

El sacrificio exigido a los trabajadores se amplía cuando se dice además que "los dos cuadros suponen también que se producen aquellos cambios en la regulación del mercado de trabajo que permitan, a una misma tasa de crecimiento del PIB, un mayor crecimiento del empleo que en el pasado". Los cambios a que el documento hace alusión previsiblemente han de referirse a la mayor flexibilidad de contratación anunciada ya por el Gobierno.El voluntarismo vuelve a subrayarse cuando al referirse al papel del Gobierno se indica que "en lo que se refiere a la política macroeconómica del Gobierno, se supone que éste mantiene una política monetaria que fija sus objetivos en coherencia con el crecimiento previsto del PIB nominal y una política fiscal que va reduciendo el déficit público en relación al producto interior bruto.

Finalmente, se recalca que "los anteriores supuestos son comunes a ambos cuadros (escenario básico y alto), diferénciándose éstos en lo que se refiere a la hipótesis de evolución económica internacional: en el escenario básico se supone que las exportaciones de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) aumentan en volumen un 4,5% en media anual en el período 1983-1986, mientras que en el otro cuadro se supone que esa cifra aumenta en un 5,1%.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_