El Estado aportará 625.600 millones de pesetas a la Seguridad Social en el próximo año

La aportación del Estado a la Seguridad Social será en 1984 de 613.700 millones de pesetas, lo que supone un incremento del 29,75% respecto a la subvención de 1983, que fue de 484.000 millones. A ello hay que añadir otras subvenciones del Estado por valor de 11.900 millones de pesetas, según el anteproyecto de presupuesto de la Seguridad Social para 1984, que ascenderá a 3,10 billones de pesetas. Las cifras serán presentadas hoy en la reunión que celebra la comisión interconsejos, formada por representantes de los consejos generales de los institutos nacionales de la Seguridad Social (INSS), de la Salud (Insalud), de servicios sociales (Inserso) e Instituto Social de la Marina. Esta cantidad supone un incremento absoluto de 368.000 millones de pesetas (13,47%) sobre los 2.739.467 millones de pesetas del presupuesto inicial de 1983.

Al igual que en ejercicios anteriores, el presupuesto de la Seguridad Social para 1984 será equilibrado (déficit cero), al coincidir la cifra de ingresos y gastos previstos. El anteproyecto del presupuesto-resumen de la Seguridad Social contempla unos ingresos por cuotas de 2.434.183 millones de pesetas, 221.959 millones más que en el presupuesto de 1983, lo que supone un incremento del 10,03%.La cifra total de aportaciones del Estado a la financiación de la Seguridad Social representa un 20% del presupuesto total del sistema. La recaudación prevista por cotizaciones a la Seguridad Social experimentará, según el anteproyecto, un incremento para el régimen general del 4,84%, -al pasar de 1,694 billones de pesetas a 1,776 billones-, frente a un aumento más elevado (35,36%) de las cotizaciones de los regímenes especiales (agrario, autónomos, trabajadores del mar, mineros de carbón, ferroviarios, entre otros.).

Los datos conocidos indican que la recaudación por cotizaciones de los regímenes especiales totalizará, según el anteproyecto, los 468.910 millones de pesetas, 1.22.485 millones más que en 1983.

Las prestaciones económicas previstas totalizarán los 2,071 billones de pesetas (15,31% más que en 1983), de los cuales la partida más importante corresponderá a pensiones, con 1,804 billones de pesetas, seguida de las prestaciones por incapacidad laboral transitoria (156.692 millones de pesetas), invalidez provisional (45.150 millones), protección a la familia (54.791 millones) y otras prestaciones (10.624).

Criterios funcionales

El presupuesto, por primera vez este año, estará diseñado atendiendo a criterios funcionales de programas y objetivos, condicionando a éstos los mecanismos administrativos.Los presupuestos de los organismos de la Seguridad Social (en millones de pesetas), según el anteproyecto, son los siguientes: Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), 2.040.509; Instituto Nacional de la Salud (Insalud), 880.214; Instituto Nacional de Servicios Sociales (Inserso), 38.762; Instituto Social de la Marina, 54.230; tesorería general, 32.333; mutuas patronales, 74.385. Total sistema, 3.120.433.

La diferencia entre esta suma y el total del presupuesto (3.108.367 millones) se debe a la deducción por amortizaciones y servicios sanitarios prestados entre entidades, por un total de 12.066 millones de pesetas.

Entre los objetivos del anteproyecto figuran el mantenimiento de la participación de la Seguridad Social en el producto interior bruto (PIB), la conservación del poder adquisitivo de las pensiones, que tendrán una revalorización en la masa del 8%, porcentaje idéntico al crecimiento previsto en el índice de precios al consumo.

La racionalización y mejora de la gestión del sistema de la seguridad existente es otro de los objetivos principales del nuevo sistema de la Seguridad Social. Para ello se prevé, entre otra serie de medidas, la desaceleración del número de pensiones por invalidez (cuyo crecimiento se ha disparado en los últimos meses) y la potenciación de la medicina primaria, mediante la creación de unidades básicas de salud y el desarrollo de unidades sanitarias de que puedan valorar convenientemente la invalidez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de agosto de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50