Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Humor, sexo e ingenuidad

Tygra. hielo y fuego.Director: Ranph Bakshi. Guión: Roy Viomas y Geny Conway. Dibujos: Franck Frazetta. Música: William Craft. Dibujos animados. Norteamericana, 19,83.

Local de estreno: Roxy A.

Los dibujos de Franck Frazetta tienen una ingeniosa estilización en. la que se resumen cientos de claves, que tanto hacen referencia a un lenguaje propio, nacido del humor y la imaginación, como al de la mítica del cine. Sus viñetas juegan con el guiño, el sobreentendido, la complicidad, aunque ello no afecte a la anécdota que narra ni margine a un espectador primerIzo. Tygra tiene su propio código.

El título español de este filme de dibujos animados ha destacado el nombre de la protagonistá sobre el de hielo y fuego, que es el original: una licencia inspirada en el divertido tratamiento erótico con que Bakshi y Frazetta han inventado a esa joven mujer que, por mor de un secuestro nocturno, corre durante toda la película en sugestivos y escasos trapos íntimos. Los hombres también corretean luciendo su musculatura, hay insinuaciones homosexuales en sus dos aspectos y, en definitiva, una serie de graciosos resabios sobre el sexo que los autores no han dudado en exponer. La acción es trepidante. Al tema central se añaden numerosas situaciones de peligro en las que los héroes sobreviven por encima de cualquier lógica. En busca del sur, de la ciudad de Fuego, amenazada por la de Hielo, que quiere imponer una nueva era glacial, los héroes de este filme son encarnaciones actuales de dioses mitológicos vistos con humor.

Diversión

Ello hace divertida hasta la violencia que riega el filme, en contraste con las películas que la transforman en un espectáculo en sí misma. En Tygra se mata, y mucho. Atacan las fieras salvajes, hablan los esqueletos ("Ella me hizo esto", dice el de la lesbiana achicharrada), mientras los protagonistas caen continuamente en precipicios, dejando a los secundarios que sigan la acción durante sus desvanecimientos.

Es un estilo clásico, travestido con ironía. Si la animación de los dibujos tuviera los mismos aciertos, Tygra sería una película de real importancia en su género. Desgraciadamente, hay una cierta torpeza en la ilustración de los movimientos, aprovechada algunas-veces con inteligencia por los propios autores, pero más patente en ocasiones de lo necesario. O quizá fuera que la pésima calidad del sonido del local del estreno madrileño desvirtuaba hasta la recepción del ojo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de agosto de 1983

Más información

  • CINE /'TYGRA, HIELO Y FUEGO'