Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

19 barcos de guerra de Estados Unidos maniobrarán en aguas centroamericanas

, Washington

El Departamento de Marina norteamericano hizo pública el miércoles la lista de los 19 buques de guerra, repartidos en tres unidades, que participarán en las maniobras navales a lo largo de las costas centroamericanas.Los 19 barcos, con un contingente total de 6.456 hombres, entre soldados y oficiales, pueden no operar al mismo tiempo en el océano Pacífico y en el mar Caribe, precisaron fuentes de la Marina.

La primera unidad naval, que consta de ocho barcos -entre los cuales se halla el portaviones Ranger, con 70 aparatos a bordo-, se encuentra desplegada ya a lo largo de las costas de América Central en el Pacífico. Los navíos que acompañan al Ranger son el crucero Horne y el destructor McCormick, ambos equipados con misiles; los destructores Fletcher y Fife, el petrolero Wichita y el buque de avituallamiento Carndem.

Por su parte, el acorazado New Jersey, que se encontraba en Extremo Oriente, se dirige hacia las costas centroamericanas acompañado del crucero Leahy, los destructores Buchanan y Robinson (los tres provistos de misiles), el destructor Ingersoll y la fragata Roark. El New Jersey, de 57.325 toneladas, está equipado con ocho misiles de crucero.

La última unidad, que navegaba por aguas mediterráneas, se compone de cinco buques, entre los cuales está el portaviones Coral Sea, con 70 aparatos, que se prepara para poner rumbo al mar Caribe. Los cuatro barcos restantes son los destructores Dahigren y Cunningham, así como las fragatas Trippe y Donald B. Beary.

El miércoles, la oficina de coordinación de los países no alineados en las Naciones Unidas, reunida urgentemente para examinar la situación en América Central, criticó duramente las maniobras militares de Estados Unidos en esta región, considerándolas como "contrarias al espíritu de los esfuerzos por la paz en los países de la zona", y aconsejó al Gobierno norteamericano la inmediata suspensión de los ejercicios navales, manifestando "su profunda inquietud ante el inminente deterioro de la situación actual en Centroamérica".

Por su parte, el enviado especial de Reagan en Centroamérica, Richard Stone, declaró, en relación con estas maniobras, que "no representan ningún riesgo para los países de la zona".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de julio de 1983