Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un piso "lamentablemente decorado"

El piso de la calle de Biarritz incendiado ayer fue citado en numerosas ocasiones durante el proceso por el asalto al Congreso el 23 de febrero de 1981. Según las sucesivas declaraciones de Antonio Tejero, quien se permitió incluso criticar la decoración interior de la casa, el comandante Luis Cortina y el capitán Vicente Gómez Iglesias se reunieron allí con él tres días antes del intento de golpe.En ese piso fue donde, a tenor de la declaración de Tejero, Cortina explicó que el mando de la operación era bicéfalo y que "la cabeza de águila de Armada era mayor que la de Milans, aunque el auténtico jefe era el Rey", según consta en el sumario. Tanto Cortina como Gómez Iglesias negaron haber tomado parte en tal reunión, cuya realización no pudo ser probada durante el proceso.

En el careo entre Cortina y Tejero, éste relató que se dirigió a la casa en el coche de Gómez Iglesias, y acompañado por él. "Me sorprendió", dijo, "porque habíamos quedado en ir a una cafetería, pero Cortina propuso que fuéramos a su casa". Tejero, para apoyar su tesis, describió la casa. "El suelo del portal era como de tablero de ajedrez", indicó, "y la puerta era de cristal protegido con hierros". Los detalles que Tejero ofreció del interior del piso, dependencias que calificó como "lamentablemente decoradas" fueron considerados por Cortina menos exactos que los relativos a la entrada de la vivienda. Aquella supuesta reunión en la calle de Biarritz fue uno de los puntos oscuros del proceso. En los careos, y según consta en el sumario, tanto Cortina como Tejero mostraron "igual firmeza y convicción" en sus afirmaciones contrapuestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de julio de 1983