Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ministros Solana, Maravall, Lluch y Campo coinciden con Guerra en que España no debe permanecer en la OTAN

El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, cuenta en estos momentos con tres ministros incondicionales y uno incondicional con matices respecto a su afirmación de que España no debe permanecer en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hecha pública el domingo pasado en unas declaraciones concedidas a EL PAIS. El resto de los quince ministros, es decir, once, o no desea realizar en este momento comentario alguno sobre la cuestión o cree que los pronunciamientos de esta naturaleza deben hacerse colectivamente dentro de las decisiones del Consejo de Ministros.

Este es el resultado de un sondeo realizado ayer por este periodico en los despachos de los 15 ministros socialistas, después de que el vicepresidente Guerra invitara el domingo a aquellos de dentro o fuera del Gobierno que opinen lo contrario que él en el tema de la OTAN; que lo digan en público.Javier Solana, de Cultura, José María Maravall, de Educación y Ernest Lluch, de Sanidad se mostraron de acuerdo con la postura de Alfonso Guerra y se autopronunciaron fieles seguidores de las directrices del 291 congreso federal del PSOE y del programa electoral socialista en el tema de la permanencia de España en la Alianza Atlántica. El cuarto, Julián Campo, de Obras Públicas, que opina también que dicha permanencia "no reporta ningún beneficio" a España, matiza en su respuesta que quizás dentro de una óptica de equilibrio de bloques la permanencia pueda ser inevitable.

Los ministros económicos Miguel Boyer y Carlos Solchaga se negaron a comentar las declaraciones de su vicepresidente y los de Exteriores y Defensa se remitieron a sus declaraciones anteriores en Bruselas y otros foros. Según supo EL PAIS, el propio Alfonso Guerra, enterado desde primeras horas de ayer del sondeo que realizaba este periódico y otro similar que intentaba el diario hablado de las dos de la tarde de Radio Nacional, aconsejó a los ministros Morán y Serra, por razones que se suponen de responsabilidad ante el exterior, que no dieran su opinión personal.

La invitación del vicepresidente

En sus declaraciones a EL PAIS, el pasado domingo, el vicepresidente decía, al ser preguntado sobre el doble lenguaje que parece utilizar el Gobierno en el tema de la OTAN: "Hay como un componente de ambígüedad en las cosas que se están escribiendo, hablando en los discursos y en las conversaciones privadas, que a mí no me parece conveniente. Está extendido en toda la elite. En polí tica internacional, lo mismo desde sectores gubernamentales que desde sectores críticos del Gobier no, se está empleando una termi nología algo eufemística y a veces elusiva de los temas. Por ejemplo en el de la OTAN; aquí está pasan do una cosa curiosa: hay sectores que no eran, de una manera nítida, partidarios de la permanencia de España en la OTAN, pero que ahora están tocando los problemas de cerca y están, algunos, adquiriendo el convencimiento de que fueron demasiado lejos al de cir que España debía salir de la Alianza. Esas mismas personas, que pueden estar en la Administración pública o fuera de ella, no están llegando a asumir, con la valentía moral necesaria, ese convencimiento hacia afuera. Una sociedad tiene que ser sana: quien piense de una manera, que lo diga claramente. Yo creo que España no debe estar en la OTAN, que debe salirse. Hay mucha gente ahora que piensa que no debe salirse, pero que no lo dice más que en reuniones muy restringidas. Si hay personas de dentro del Gobíemo, de fuera del Gobierno o críticos, que piensan otra cosa que lo digan".Obtener las respuestas que se reflejan a continuación de los quince ministros consultados supuso en algunos casos más de diez llamadas telefónicas por ministro o su jefe de Prensa y dos de ellos, como el de Agricultura y Administración Territorial ni siquiera pudieron recibir de su entorno funcionarial la petición de responder a la petición de Guerra. Radio Nacional no pudo lograr tampoco, salvo en el caso de Interior, que algún ministro o portavoz les hablara ante sus micrófonos.

El ministro de Cultura, Javier Solana, fue el primer miembro del Gabinete en "suscribir plenamen te" las declaraciones de Alfonso Guerra sobre que España no debe permanecer en la OTAN.

Hablando en Gijón a los repre sentantes de los medios de coniu nicación, Solana manifestó el lunes que "en definitiva, las declara ciones de Guerra son el estar d acuerdo con las resoluciones apro badas en el último congreso confederal del PSOE, y con la declaración de política exterior que figura en el programa electoral socialista".

Respuestas y evasivas

Estas son las respuestas de los restantes miembros del gabinete:Ministro de Educación, José María Maravall: Soy militante del PSOE y miembro de la ejecutiva federal y por consiguiente me identifico con la resolución del 29 Congreso en el tema, que es bastante explícita. Formo parte de un Gobierno que se ha comprometido a cumplir un programa electoral, que también es bastante explícito. Respecto a la petición de Alfonso Guerra de que los que piensen otra cosa que lo digan, comparto plenamente sus manifestaciones.

Ministro Obras Públicas y Urbanismo, Julián Campo: La permanencia en la OTAN no supone ningún beneficio para España. Sin embargo, el tema habría que entenderlo en el sentido de si bajo el prisma del equilibrio entre los bloques, la permanencia es inevitable, porque en cualquier caso no es deseable.

Ministro de Interior, José Barrionuevo: Este Gobierno es un Gobierno de gabinete que sobre los grandes temas nacionales se pronuncia colectivamente y de acuerdo con las reglas de su funcionamiento. Cada ministro se pronuncia individualmente sobre temas de su competencia y, en mi opinión, no deben hacerse pronuncia mientos públicos al margen del Consejo de Ministros sobre temas que no son del específico ámbito de responsabilidad de cada ministro.

Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Joaquín Almunia: De momento ningún comentario.

Ministro Sanidad y Consumo, Ernest Lluch: No es una cuestión de posición individual sino una decisión colectiva dentro de las líneas que sobre el tema ha defendido el partido. Yo me mantendré dentro de esa posición política que ha defendido el partido adecuada a las circunstancias de cada momento.

Ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán: Según su portavoz, se remite a las declaraciones anteriores sobre el tema ante los representantes de los otros 15 países miembros de la OTAN. Al ser un ministerio de Estado, el titular sigue la política que marque el Gobierno en estas cuestiones.

Ministro de Justicia, Fernando Ledesma: En aquellos temas que no son propios de mi departamento me atengo a las decisiones colegiadas del Consejo de Ministros.

Ministro de industria y Energía, Carlos Solchaga: No desea responder en este momento.

Ministro de Agricultura, Carlos Romero: No localizable.

Ministro de Presidencia, Javier Moscoso : No desea responder en este momento.

Ministro de Transportes, Turismo y Comunicaciones, Enrique Barón: De viaje en Japón, fue imposible comunicar con él.

Ministro de Hacienda, Economía y Comercio, Miguel Boyer: No desea responder.

Ministro de Administración Territorial, Tomás de la Quadra-Salcedo: No localizable.

Ministro de Defensa, Narcís Serra: Se remite a declaraciones anteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de julio de 1983

Más información

  • La mayoría del Gobierno no quiere pronunciarse sobre la relación de nuestro país con la Alianza Atlántica