FERIA DEL TORO DE PAMPLONA

Los Miura, los más rápidos del encierro

El cuarto encierro de los Sanfermines-83, con cinco toros de la ganadería de Eduardo Miura, celebrado ayer en Pamplona, fue el más rápido, pese a la participación de miles de corredores, y limpio de cuantos se han desarrollado hasta el momento, registrándose al término del mismo un solo herido de pronóstico leve. La completa normalidad es, por otra parte, la nota predominante de estos Sanfermines, donde la avalancha de visitantes este fin de semana superó con creces todas las previsiones, calculándose en unas 300.000 personas las que acudieron a Pamplona.Los toros de Eduardo Miura realizaron ayer una carrera veloz (invirtieron 2 minutos y 32 segundos en recorrer todo el trayecto) y limpia hasta llegar a la plaza, y el mocerío, pese a la avalancha de corredores, respondió perfectamente. El único incidente se produjo precisamente como consecuencia de una caída del súbdito de nacionalidad sueca Karl Petterson, de 49 años. Según el parte médico facilitado en el hospital de Navarra, donde fue internado, Karl Petterson presenta fractura del tercio medio del fémur derecho.

Las reses de la ganadería de Miura corrieron perfectamente, y desde el primer momento, por el centro de la calzada todo el recorrido, sin lanzar derrotes ni a derecha ni a izquierda y arropados por 10 cabestros. No obstante, imprimieron una fuerte velocidad a su carrera, por lo que en seguida pasaron a encabezar la manada. En su recorrido, las reses llegaron a saltar noblemente por encima de algunos mozos que habían caído al suelo.

Calor sofocante

El calor sofocante y la masiva afluencia de visitantes, mayor que en años anteriores, han constituido, sin duda, la nota característica de este fin de semana en Pamplona en unas fiestas que se están viviendo a tope. No era extraño que muchos de los actos multitudinarios acabasen con auténticas duchas de agua arrojada a raudales por ventanas y balcones o incluso de champaña, bebida que en los últimos años está sustituyendo ampliamente al vino.El fin de semana de los Sanfermines estableció, por otro lado, un nuevo récord de asistencia de visitantes, calculándose en unos 300.000 el número de personas que aprovecharon la ocasión para acudir a Pamplona. La mayor parte de ellas procedía de las provincias limítrofes. En menor número, aunque sí fue muy significativa su presencia, se desplazaron también a Pamplona personas procedentes de Madrid y de la región catalana. De estas 300.000 personas, unas 80.000 eran extranjeras.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS