Siete policías argentinos

fueron detenidos ayer tras el asesinato de un preso, Celestino Lafarja, que se había dado a la fuga del penal de Resistencia, en el norte del país, donde estaba encarcelado, según se supo oficialmente en Corrientes. Varios hombres armados y vestidos de paisano, que posteriormente resultaron ser policías, se presentaron en el domicilio del fugitivo, donde le torturaron antes de matarle.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS