Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dalí pasó el día abatido por la añoranza de Gala

Salvador Dalí pasó el día de ayer en la más estricta intimidad. El primer aniversario de la muerte de Gala sumió al pintor en un profundo estado de abatimiento que Antoni Pitxot explicó diciendo que "para el señor Dalí hoy ha sido un día difícil. Aunque no ha dicho nada, sabemos que la procesión va por dentro". "Como que Dalí no estaba hoy demasiado receptivo", dijo también Pitxot, "el presidente Pujol suspendió la visita que tenía anunciada al pintor, una vez inaugurada la exposición de Barcelona".Algunas de las fuentes consultadas apuntaban como motivo de la cancelación del viaje a Púbol de Pujol el agravamiento de la salud de Dalí. Pitxot desmintió esta posibilidad señalando que "es cierto que en los últimos meses han venido a visitar a Dalí significados especialistas médicos, pero estas visitas se deben a la necesidad de controlar su estado y no a un agravamiento del mismo".

Antoni Pitxot, que permaneció en todo momento al lado del pintor, si exceptuamos el tiempo que invirtió para acudir a la inauguración de la exposición antológica del Palacio Real de Pedralbes en Barcelona, dijo que: "es posible que cuando su estado de ánimo mejore, Dalí acuda a Barcelona para visitar la muestra, como también lo es que particípe en la reunión del Patronato del Museo de Figueras, que se celebrará próximamente".

Tras el robo ocurrido el pasado martes en el Museo Dalí, fuentes del Patronato aseguraron que las medidas de seguridad instaladas en el museo son correctas. Pitxot manifestó que en la citada reunión "se tratará de su posible ampliación y mejora, así como de los cuadros que configurarán la exposición reducida, que después de la de Barcelona se montará en el propio museo".

Sobre la proyectada ampliación del Museo Dalí, utilizando para ello el edificio de la Torre Gorgot, Pitxot dijo que "Dalí está encantado. Tiene especial interés de que se coloquen rápidamente los nuevos gigantes que ha dispuesto ínstalar en el tejado. Dalí dice que debe empezarse la casa por el tejado".

En Púbol sólo podía oirse ayer el trajín de los albañiles, que se afanaban en completar la elevación del grueso muro de piedra, que ahora oculta de forma casi total el interior del jardín y la fachada del castillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de junio de 1983